lunes, 25 de abril de 2016

Vinos de la Ribera del Duero

La Denominación de Origen Ribera del Duero incluye términos municipales de las provincias de Burgos, Soria, Segovia y Valladolid con un total de 12000 ha inscritas de suelos pardos calizos y pardos rojizos, de fácil labranza y muy apropiados para el cultivo de la vid.
El clima es continental, seco y ventoso, con temperaturas moderadas; los inviernos son muy duros, con frecuentes heladas, aunque escasas nevadas.
La variedad tradicional, que supera ampliamente al resto, es la excelente tinto del país, un tipo de tempranillo adaptado al terreno. Otras uvas tintas reconocidas por esta denominación de origen son garnacha, cabernet sauvignon, malbec y merlot. Existe muy poca uva blanca.
Los tintos de Ribera del Duero son vinos ligeros, aromáticos, muy afrutados y de color rojo muy vivo en su juventud. A lo largo de su evolución, que puede llegar a prolongarse durante siete años de crianza, se suavizan convirtiéndose en vinos aterciopelados, ricos en elegantes sensaciones olfativas.
Muy típicos de Ribera del Duero son, también, los rosados (claros), que deben tomarse refrescados; estos vinos son de un color muy atractivo y tienen una graduación alcohólica moderada (que oscila entre los 11° y los 12°).
En los vinos sometidos a crianza esta debe prolongarse por un plazo no inferior a dos años naturales contados a partir del 1 de diciembre del año de la vendimia, de los cuales uno como mínimo se realiza en barrica de roble con capacidad aproximada de 225 l para los tintos, y de seis meses para los rosados.


GRADUACIÓN ALCOHÓLICA
Rosados mín. 11 % vol.
Tintos mín. 11,5 % vol.

No hay comentarios: