martes, 10 de mayo de 2016

Buñuelos de viento

Como muchos otros postres tradicionales que tenemos en España este también es de herencia judía. Los sefarditas elaboraban ya en el siglo X unos bollos fritos con harina de trigo a los que llamaban bimuelos.
Los buñuelos pueden ser dulces o salados como los de bacalao, son muy típicos. En nuestras recetas de postres no podían faltar y en Madrid han llegado a ser tan famosos como los mismos churros, las porras o las torrijas, y las pastelerías los tienen todo el año.
Estos buñuelos son pequeñas bolas de masa de unos 5 cm de diámetro aproximadamente. Los que encontraréis en las pastelerías suelen ser una esfera casi perfecta, pues se preparan con manga pastelera. Los caseros se hacen a mano empleando dos cucharas y el resultado es más irregular pero igual de bueno. Al freír la masa llega a doblar su volumen, hinchando su tamaño, y por eso llevan el sobrenombre de “buñuelos de viento”. 
Aunque por si solos están buenísimos suelen acompañarse con azúcar y canela molida, y desde hace unas décadas los podéis encontrar rellenos con crema pastelera.

No hay comentarios: