martes, 18 de julio de 2017

Guadalest Alicante

Guadalest es una pequeña población que se sitúa a casi 600 metros de altitud en la zona septentrional de la comarca alicantina conocida como La Marina Baixa. Forma parte del Valle de Guadalest y está limitado a su vez por las sierras de Xortá y Serrella en el norte y la de Aitana en el sur. Los picos más importantes son los siguientes: Parats, Morro Blanc, L'Ombria del Castell, el Purot y el Morro Blau. En ocasiones estos aparecen nevados ya que los inviernos son fríos aunque disfrute Guadalest de un clima mediterráneo. Esta temperatura permite el cultivo de olivos, cítricos, algarrobos y almendros en las laderas y en el valle, y de pinos y monte bajo en las zonas más altas. La localidad es atravesada en dirección oeste-sudeste por el río del mismo nombre. El embalse homónimo situado a poca distancia es el encargado de recoger sus aguas, abasteciendo así a toda la comarca antes mencionada.
Guadalest ha sabido conservar, al igual que otros pueblos próximos, el original encanto de esta zona de la montaña alicantina. Así, sus habitantes que suman un total de 169, se dedican principalmente al turismo y a las labores agrícolas.
La población está separada de la capital de la provincia por una distancia de 67 km y de Madrid dista 486 km.
Los atractivos de esta villa hacen que esta sea visitada por unos dos millones de personas al año.

HISTORIA
Se fecha el origen de Guadalest en época musulmana. Fue el caudillo árabe Al Azraq el señor absoluto de toda la comarca. Además de ocuparse de la defensa del territorio, implantó un sistema de regadío bastante avanzado que dio gran impulso a la agricultura del valle. Una vez conquistados estos territorios por el rey Jaime I, fue cedido el señorío de todos los pueblos de este valle a Vidal de Sarrià.
Carlos I creó en el siglo XVI el Marquesado de Guadalest; este abarcaba las cercanas poblaciones de Benimantell, Beniardá y Benifató. Dicho título fue concedido a la familia de los Cardona, de origen aragonés que, junto con la de los Orduña, fueron las más representativas de la historia de la villa, llegando a ocupar los miembros de esta última importantes puestos en el gobierno del marquesado o en la alcaldía hasta principios de siglo XX.
Los moriscos habitaron los pueblos de este valle hasta su expulsión. Esta fue decretada por Felipe III en el siglo XVII, y motivó el despoblamiento de un buen número de aldeas. Por cierto, fue escenario Guadalest de numerosas escaramuzas entre estos moriscos y nobleza cristiana, a la que debían pagar elevados tributos.
El Castell de Guadalest siempre ha desempeñado un papel estrátégico pues el hecho de estar literalmente colgado de una roca le proporcionaba un sistema natural defensivo de bastante importancia. Su fisonomía, al igual que la del resto de la villa, se vio transformada por dos terremotos acaecidos en los siglos XVII y XVIII y por las batallas que tuvieron lugar durante la guerra de Sucesión.

(Guía azul - Pueblos escogidos)

No hay comentarios: