jueves, 25 de mayo de 2017

Cazorla - Jaén

A 104 km de la capital y la principal población de estas serranías. El caserío crece bajo la espectacular peña de los Halcones y del Cerro del Castillo. El municipio ocupa 303,3 km2 y sus moradores se dedican a la agricultura (cereales, aceite), y a explotar una considerable riqueza forestal y ecológica (se recoge espliego para hacer perfumes y se aprovecha la carne procedente de la caza mayor y menor): Cazorla está envuelta por uno los parajes naturales mejor conservados de España.

HISTORIA
Desde el siglo VI a.C. por Cazorla han pasado iberos, romanos y árabes. Fue señorío de los Ximénez de Rada desde 1231, dado que Fernando III el Santo la donó a perpetuidad hasta 1811 en que las Cortes de Cádiz abolieron jurídicamente tales privilegios. De todas formas fueron varios los propietarios del Adelantamiento cazorlense, primeramente, como ya hemos sugerido, perteneció al arzobispado Toledano, luego Carlos V regaló estas tierras a Francisco de los Cobos, para pasar de nuevo a manos de la jerarquía eclesiástica toledana. Las Cortes gaditanas, por lo de la guerra de la Independencia, le concedieron el título de Muy noble y leal. Alfonso XII otorgó a este ayuntamiento la categoría de Excelentísimo, por la misma razón (esta vez los contrarios eran los carlistas).

(Guía azul - Pueblos escogidos)

El abuelo del Real Jardín Botánico - Madrid

Es conocido como El abuelo por considerarse uno de los árboles originales que existían en el jardín a finales del siglo XVIII.
Hay testimonios escritos que indican la presencia de un ciprés, antes de la fundación del Jardín Botánico en 1781, en el mismo punto donde hoy en día se observa el aquí descrito.
Teniendo en cuenta que el jardín se construyó en terrenos que formaban parte de las huertas del Prado Viejo de Atocha, es razonable pensar que fueran los anteriores residentes los que plantaron el ciprés que se conoce en la actualidad como el Abuelo o el Bicentenario. Parece ser que plantaron este esbelto árbol junto a una casita por la creencia, muy común en la época, de que árboles alargados servían como pararrayos. Presenta porte cónico, con numerosas ramas que parten de la misma base.
Se ramifica a un metro de altura y carece de tronco evidente. Posee en total cinco ramas, de las que tres son dominantes.
Se puede decir que este emblemático árbol está entrando en su madurez, ya que los cipreses pueden llegar a vivir más de 500 años.
Su sistema radicular se encuentra elevado sobre el terreno y, para no perjudicar su vitalidad, se ha dejado un hueco entre los escalones de una escalera contigua, ya que esta estructura podría dificultar el desarrollo de la raíz del árbol. Además, se le va a instalar una pequeña valla para evitar el pisoteo de la parte de la raíz que sobresale del suelo.

(Antonio Rigueiro)

miércoles, 24 de mayo de 2017

Nuevo Mercado del Carmen - Huelva

Desde fuera, el Nuevo Mercado del Carmen más bien parece un espacio de arte contemporáneo o la biblioteca de alguna universidad europea. Reformado en 2010, recoge el testigo de la antigua plaza de abastos de 1868 y permite encontrar la mejor oferta de ibéricos de la región y otras exquisiteces como el gurumelo de Paymogo, una seta que únicamente puede encontrarse en Huelva, considerada un verdadero manjar

El Mirador del Estrecho - Tarifa

El Mirador del Estrecho está situado a seis kilómetros del centro urbano de Tarifa. Se trata de una atalaya excepcional que permite contemplar la accidentada costa gaditana del Mediterráneo al mismo tiempo que se anuncia, en el horizonte, el contorno de África.
El acceso al Mirador del Estrecho se realiza por la carretera N-340, que une Algeciras con Tarifa. Aunque podría esperarse algo así, no es un mirador en primera línea de costa. Está en un altozano en la subida al puerto del Bujeo, a 300 metros sobre el nivel del mar, englobado en el Parque Natural del Estrecho.




La huella de sangre - Priorio

Cerca de Oviedo, entre los robledales de la ribera del Nalón, se alzaba en el siglo XIV el castillo de don Rodrigo, señor de Priorio. Tenía fama éste de ser un caballero severo y desmedidamente orgulloso. Quiso el destino que su bella hija Irene, único ser del mundo capaz de despertar su ternura, llegase a ser la más desgraciada víctima de su altivez y de su incomprensión.
Irene amaba a Pablo, el gallardo paje del infante don Alfonso. Aunque muy joven, había dado éste ya cumplidas muestras de su valor y esperaba que pronto le hicieran el honor de armarle caballero. El temor que ambos tenían al desmedido orgullo de don Rodrigo, hizo que sus amores permanecieran secretos.
Un día, Irene, cuando conversaba amorosamente con Pablo desde su ventana se vio sorprendida por su padre, que había entrado sigilosamente en la habitación. Fue inútil disimular. Don Rodrigo escuchó de los labios de su hija la confesión del amor que sentía por el valiente doncel del infante. A pesar de las excelentes cualidades de Pablo y de su reconocido valor, ya elogiado por el rey en más de una ocasión, el castellano de Priorio le despreciaba por su bastardía y le consideraba indigno para su ilustre heredera, a quien tenía por tan noble como la misma reina.
Escuchó con enojo la confesión de su hija, y abandonó la estancia con gesto sombrío y amenazador. Sus pasos resonaron por todo el castillo en dirección a la puerta. Irene comprendió que iba en busca de Pablo.
En vano rogó la joven a su amado, desde la ventana, que huyera, advirtiéndole el peligro. El paje permaneció donde estaba, como si algo lo atase a la tierra. ¿Cómo iba a dejar su verdadera vida por miedo a la muerte? Momentos después el castellano de Priorio se hallaba ante él y le vociferaba palabras injuriosas. Pablo trató de reprimir la cólera que le producían aquellos insultos, y ni siquiera sacó la espada cuando don Rodrigo le arrinconó con la suya.
De pronto se abrieron las puertas del castillo y apareció Irene, pálida como una muerta. Escuchó impasible las rudas palabras que le dirigió su padre; pero al ver a Pablo cubierto de sangre, se desmayó. El desolado joven corrió rápido a socorrerla; pero don Rodrigo se lo impidió alzando la espada con ambas manos y diciendo:
-¡Miserable, no cometas el sacrilegio de mancharla con tu sangre bastarda!
Aquellas palabras aniquilaron la paciencia del paje, y no pudiendo contenerse más, se abalanzó sobre el castellano, ciego de ira, y le clavó la espada en el pecho.
Las gentes del castillo acudieron al ruido de las armas, y al ver el cuerpo de su señor tendido en tierra, se abalanzaron sobre el matador, deseosos de venganza. Pablo, que había permanecido durante unos momentos contemplando fijamente el cadáver, como si el horror de su acción le hubiera convertido en piedra, se dispuso a defenderse. Se habían cruzado ya las espadas cuando Irene volvió de su desmayo. Con un gesto, detuvo a los agresores, que se retiraron, obedientes; pero en aquel momento descubrió el cadáver de su padre. Entonces, dando pruebas de una firmeza que antes no había tenido, se arrodilló ante él y ordenó con voz segura:
-Apoderaos del matador.
Pablo tiró la espada, dispuesto a dejarse prender, y suplicó a su amada que se le diera la muerte que merecía, pero que no le negase el consuelo supremo de su perdón. Las lágrimas que brotaron de los ojos de la joven le hicieron comprender que todavía le amaba, y por unos momentos pareció feliz. Después, al escuchar la voz adorada diciendo que quedaban irremediablemente separados por aquella muerte, se sintió el más desdichado de los hombres, y murmurando un adiós triste y velado, se arrojó al río. Nadie se atrevió a detenerle. Sólo Irene quiso seguirle-, pero sus doncellas la sujetaron y la hicieron volver al castillo, mientras las aguas del Nalón arrastraban el cadáver del infortunado Pablo.
Irene pasó en Priorio el resto de sus días, llevando una existencia mas sombría que la muerte. La impresión que recibió por aquella doble desgracia la volvió loca.
En la orilla izquierda del Nalón, no lejos de Caldas, hay una peña musgosa, salpicada de sombras rojizas. Es la peña desde donde Pablo se arrojó al agua, que conserva las señales de sus pies, manchados con la sangre de don Rodrigo.

(Leyendas de España)

martes, 23 de mayo de 2017

Bosque mediterráneo

El bosque mediterráneo del noreste de España y el sur de Francia es unaecorregión de la ecozona paleártica, definida por WWF, que se extiende, como su nombre indica, por el noreste de España y el sur de Francia.

Descripción
Es una ecorregión de bosque mediterráneo que ocupa 90.700 kilómetros cuadrados en la zona costera de la Comunidad Valenciana y Cataluña, las islas Baleares y el sureste de Francia.
Los humedales litorales que alberga se encuentran entre los más importantes de Europa: la Camarga, el delta del Ebro, la albufera de Valencia...

Clima
Los veranos son secos y calurosos, y los inviernos, templados y húmedos. Son características las lluvias torrenciales en otoño.

Flora
Entre las especies distintivas destacan la encina y el pino carrasco.

Fauna
La ecorregión alberga la mayor colonia de gaviota de Audouin (Larus audouinii) en todo el mundo, y la mayor colonia del Mediterráneo de flamenco común (Phoenicopterus roseus).

Estado de conservación
En peligro crítico. Las principales amenazas son el turismo, los incendios forestales, la urbanización, la agricultura, la contaminación y el uso intensivo del agua.

(Wikipedia)

El Cóctel Molotov

Aunque el nombre de esta bomba de fabricación casera procede de Rusia y se desarrolló tal y como hoy la conocemos en 1939 en Finlandia, durante la Guerra Civil española el ejército republicano utilizó un tipo de bomba incendiaria muy similar a esta.

El Almendro Real - Valverde de Leganés

Desde la lejanía, su enorme copa asoma entre los olivos. Al acercarnos, una intensa fragancia a miel embriaga el olivar de La Pina.
Es el Almendro Real, un anciano de 300 años que cuenta con protección legal y es propiedad de Antonio Torres, vecino de Valverde de Leganés. Un año más, este singular almendro vuelve a sorprendernos con una floración de una belleza tan espectacular como efímera, floración antesala de la primavera -también efímera- de Extremadura

CARACTERÍSTICAS DEL ALMENDRO
El Almendro Real (Prunus amygdaloides) fue declarado Árbol Singular por su biometría, la belleza de su porte y su espectacular floración. Presenta un perímetro de tronco a 1,30 m de altura de 2,67 m, una altura total 12 m y un diámetro de copa de 15,50 m.

(Ciudad dormida)

Encina de Ses Truges - Escorca

LAS CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES POR LAS QUE SE CATALOGA COMO MONUMENTAL A ESTA ENCINA SON EL PERÍMETRO DE SU TRONCO, DE MÁS DE SEIS METROS, Y EL HECHO DE MANTENER SU INTERIOR VACÍO.
Se localiza a unos 200 metros de las casas de Aucanelleta, en el término
municipal mallorquín de Escorca. Se encuentra situada dentro del bosque y al pie del camino que comunica las casas de Aucanelleta con Aucanella, zona que están restaurando actualmente.
Este grandioso ejemplar de encina presenta un grueso tronco, hueco, que se divide en tres grandes cimales.
----------------
Nombre científico: Quercus ilex
Nombre común: encina
Denominación popular: Encina de Ses Truges
Localidad (Provincia): Escorca (Baleares/Illes Balears)
Edad estimada: milenaria

(Antonio Rigueiro)

lunes, 22 de mayo de 2017

Faro de Nules (Castellón)

La originalidad golpea fuerte como las olas en este faro de curioso aspecto, con una forma rectangular y diversas ventanas que ascienden hasta el sombrero de la torre donde se aloja la linterna. Es un faro de 1995 que se encuentra en primera línea de playa como una torre de vigilancia más, de forma que se pone un paso por delante de todas las casas y urbanizaciones costeras que le siguen por detrás. Triunfó como diseño, pero fracasó con su original idea de darle uso de mirador. Así que tendremos que conformarnos con admirarlo desde abajo, o incluso desde la propia carretera que nos lleva a la playa, donde se asoma a saludar mientras completa el paisaje.

(Termómetro turístico)

Encina de los Arévalos - Tejeda y Segoyuela

ESTÁ LOCALIZADA EN LA FINCA LOS ARÉVALOS, SITUADA ENTRE LOS MUNICIPIOS DE ESCURIAL DE LA SIERRA Y TEJEDA Y SEGOYUELA, A LA DERECHA DE LA CARRETERA QUE UNE AMBAS LOCALIDADES.
Encina de una copa perfecta, aparasolada, de un ancho de 26,93 metros. Posee un estado de conservación notable, casi absoluto, con restos de ataques de algún insecto.
Muy cerca de la finca de Los Arévalos nos encontramos el castillo de Tejeda, actualmente en ruinas, una edificación del siglo XV, en la que aún permanecen algunos vestigios, a las afueras del pueblo, englobados en un paisaje impresionante de la dehesa salmantina. Este castillo se sitúa junto a las ruinas de un cercano convento.
-----------------------
Nombre científico: Quercus ilex L. ssp. ballota (Desf.) Samp.
Nombre común: encina, encina dulce, carrasca
Denominación popular: Encina de Los Arévalos
Localidad (Provincia): Tejeda y Segoyuela (Salamanca)
Edad estimada: 500 años

(Antonio Rigueiro)

Covarrubias

En la denominada ruta de Fernán González, Covarrubias es un precioso pueblo castellano de original arquitectura. Se sitúa a 41 kilómetros de Burgos capital y a 237 de Madrid, en la orilla del río Arlanza. Su nombre se debe a las cuevas de color más bien rojizo que se encuentran en los alrededores.
Solamente cuenta con 650 habitantes que tienen como actividad básica todo lo relacionado con el sector agrícola y con un turismo cada vez más importante.

HISTORIA
Antiguo enclave, se sabe que aquí estuvo asentada la tribu celtibérica de los tumódigos, para posteriormente pasar a ser importante castro romano. En el año 978 se le concede el título de infantado, pero entra de lleno en la historia por haber sido feudo de Fernán González. Importante personaje que, con el título, de conde de Castilla orientó su política a liberar el territorio castellano del dominio de los reyes leoneses. Tuvo activa participación en la reconquista levantando varios feudos y fue también encarcelado por orden de Ramiro II.

(Guía Azul)

viernes, 19 de mayo de 2017

Nacimiento del río Nervión - Cañón de Delika

Es uno de los nacimientos de ríos más impresionantes: el Salto del río Nervión, con más de 270 metros de caída en lo alto del Cañon de Delika y que se puede observar desde el Mirador del Nervión en Orduña.
El salto del Nervión se encuentra al noroeste de Álava y se muestra más impresionante durante la época de lluvias. Como otros nacimientos de ríos también es final de una ruta por la zona.
Como podéis comprobar, además de ser lugares que hay que visitar por sí mismos, también se prestan para una escapada por parajes naturales muy interesantes.

(Plan fin de semana)


Monte de Otero - Fuentes Carrionas

Las montañas de Fuentes Carrionas se encuentran terriblemente deforestadas. Las primitivas masas forestales de haya, roble y abedul que medraban sobre los suelos silíceos y arcillosos de los relieves de la montaña palentina han visto mermada su existencia como consecuencia de los incendios provocados y las talas abusivas para generar terreno de pasto, por lo que los bosques mejor conservados, las joyas vegetales de la reserva de caza, se localizan en los fondos de valles, barrancos y en zonas inaccesibles, que también se han visto afectadas con la construcción de un rosario de pantanos sobre el cauce del río Carrión. Uno de los pocos hayedos que ha sobrevivido a la masacre vegetal de la zona es el situado dentro del término municipal de Otero de Guardo, y que los ganaderos de la zona llaman el Monte de Otero, aunque curiosamente, por la construcción del embalse de Compuerto, pueblo y hayedo han quedado cada uno a un lado del pantano y los pastores que utilizan los pastos y explotan el espacio natural, que son de Otero, tienen que dar un pequeño rodeo para ir a cuidar de sus animales.
El bosque no es muy extenso. Parte del encanto de la masa forestal radica en el entorno del embalse y en las montañas que se reflejan en él, especialmente la pirámide calcárea del Espigúete, que sin ser la de mayor altitud destaca de las demás cumbres de la montaña palentina por ser un pináculo perfecto de acceso muy complicado en invierno, cuando la nieve y el hielo exigen utilizar material técnico de escalada para subir a la cumbre por rampas que rondan los 45 grados de inclinación.
Si el nivel del pantano es alto y sus laderas terrosas no están afeadas por las líneas horribles de los diferentes niveles de agua, el propio lago artificial ofrece un panorama alucinante entre la tupida cortina que forman las ramas de las hayas. Azul de cielo y de agua, verde multicolor de bosque y de prado, gris de roca y blanco de nieve, la combinación de los mejores colores de la naturaleza para convertir el pasco por el hayedo en un recuerdo inolvidable.

(Juan José Alonso)

Mirador de El Fito - Arriondas

Este es un lugar único que permite ver al mismo tiempo cómo el horizonte se hunde en el Cantábrico y el perfil nevado de los Picos de Europa: una conjunción estelar entre mar y montaña. El mirador del Fito lleva 80 años de servicio para todos los que visitan esta zona del Principado de Asturias.
El Fito se encuentra en Arriondas, un pequeño pueblo que pertenece al concejo de Parres, fronterizo con Ribadesella, en la parte oriental de Asturias. Para acceder a él, hay que seguir la carretera que lleva a Colunga. Una vez en el puerto de montaña del que toma el nombre, hay un espacio reservado para los visitantes

(ABC Viajar)

jueves, 18 de mayo de 2017

Juana la Galana

Juana Galán, apodada "La Galana" nació y murió en Valdepeñas, 1787 – 1812, fue una guerrillera española, heroína de la Guerra de la Independencia (1808). 
Era la mayor de siete hermanos, nacida en una familia burguesa que regentaba una gran casa con fonda y taberna a la entrada de la villa de Valdepeñas. Se la considera la mujer mejor informada de la villa en esa época por trabajar en ese lugar estratégico.
El 6 de junio de 1808, en la Contienda de Valdepeñas contra las tropas de Napoleón, a falta de hombres suficientes para defender el pueblo, ella misma animó a las mujeres a salir a luchar. Las mujeres lo hicieron vertiendo por las ventanas agua y aceite hirviendo sobre la soldadesca, mientras que ella se armó con una porra y salió a la calle a luchar cuerpo a cuerpo contra la caballería francesa. Gracias a esta contienda, los franceses abandonaron toda la provincia de La Mancha y se retrasaron en la batalla de Bailén, que acabó en victoria para los españoles. 
También se le concedió por esto a la villa el título de «Muy Heroica».
Juana Galán contrajo matrimonio el 2 de mayo de 1810 (día que se cumplía el segundo año de la declaración de guerra) con Bartolomé Ruiz de Lerma, natural de Valdepeñas, con quien tuvo dos hijas. A causa de su último parto falleció el 24 de septiembre de 1812, el mismo día en que se declaraba La Mancha liberada de las tropas de Napoleón, con la entrada triunfal de Francisco «Chaleco» en Valdepeñas.
Este personaje supuso para la ciudad de Valdepeñas un símbolo histórico-artístico de resistencia, heroicidad, fortaleza y patriotismo. Ha sido numerosamente representada en obras de arte local. Se la suele representar de pie, sosteniendo sobre la mano derecha una cachiporra y en la izquierda sujetando a un soldado francés. Ha sido muy representada también en teatro en obras a nivel nacional que representaban la batalla de Bailén y la contienda de Valdepeñas. 
En 2008, la compañía teatral toledana «La Recua» utilizó a este personaje como protagonista de una recreación de unos mitificados fusilamientos, que amenizaba un mercado goyesco que recorrió varios puntos principales de España (entre ellos la Plaza Mayor de Madrid), como acto principal del bicentenario de la Guerra.
Legendariamente se le atribuyen varias hazañas o datos:
Se le presupone cierta demencia o esquizofrenia tras la contienda.
Se ha especulado popularmente que tuviera algún encontronazo con Agustina de Aragón, ya que ésta perteneció a la partida de Francisco Abad Moreno «Chaleco» en el año de 1810. 
Popularmente se le atribuyó un romance con el famoso guerrillero Francisco Abad Moreno «Chaleco»

»

Encina de la Dehesa de San Francisco - Huelva

LA ENCINA DE LA DEHESA DE SAN FRANCISCO se encuentra en la entrada de esta finca, muy cerca de la N-630 y, por tanto, de la Ruta de la Plata. Ha debido de servir de hito y referencia en esta vía de comunicación en los últimos kilómetros, antes de llegar a la población de Santa Olalla del Cala, la última localidad de Andalucía previa a la entrada en Extremadura.
Al parecer, era bajo esta encina donde los trabajadores del campo contratados como braceros en la finca, cobraban
desde antiguo sus jornales, motivo por el que, entre las gentes de Santa Olalla, era conocida como la ¡bendita encina
del pago!
Debajo de ella se encuentra –desde el año 1998– una piedra que recuerda a una persona que colaboró, de manera importante, en lo que hoy es la Fundación Monte Mediterráneo: Arthur Wolf. Su labor para la conservación de un ecosistema valioso –después de haber sobrevivido a campos de concentración, guerra, emigración ...– encuentra
aquí un especial reconocimiento.
----------------------------------------
Nombre científico: Quercus rotundifolia
Nombre común: encina
Denominación popular: Encina de la dehesa San Francisco
Localidad (Provincia): Santa Olalla del Cala (Huelva)
Edad estimada: más de 400 años

(Antonio Rigueiro)

Deià (Islas Baleares)

Situado en la Sierra de Tramuntana en la isla de Mallorca, junto al mar Mediterráneo y sobre un paisaje de olivos, encinas y pinos. Un pueblo con encanto, con casas de piedra y las típicas persianas mallorquinas, donde disfrutar del relax y la tranquilidad que allí se respira, así como de la belleza del entorno. 
Se encuentra a menos de 50 kilómetros en coche desde Palma de Mallorca por lo que es muy buena idea aprovechar para hacer una ruta recorriendo también las localidades de Valldemossa y Sóller.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Los desafíos de El Cid

El Cid Rodrigo de Vivar, ese legendario personaje cuyas hazañas y raro valor son la personificación más fiel y ei más vivo reflejo de la bravura, de la hidalguía y de la grandeza de carácter de los españoles de la Reconquista, recibió el sobrenombre de el Campeador, no sólo por las batallas que ganó y las conquistas que le debió Castilla, sino también, y más principalmente, por los numerosos desafíos que tuvo, en que siempre humilló á sus adversarios, á tal punto que en Zamora lidió con quince caballeros una vez y á los quince los venció, sin contar los cien y cien lances que de él refiere el histórico Romancero, poema de su vida y perpetuo monumento de sus proezas, y que de todos son bien conocidos por lo mismo que constituyen una de las más populares tradiciones ó leyendas de la patria.

El conferenciante y el cochero - Barcelona

Una vez, en el Ateneo barcelonés —hace de ello mucho tiempo— un conferenciante se encontró con que sólo había una persona en la sala para escucharle; se dirigió al oyente y le dijo:
—Aunque sólo usted haya venido, a usted dedicaré mis palabras y procuraré ser breve.
—No importa —dijo el otro—, sea tan largo como quiera. Yo soy el cochero que le ha traído aquí y cobro por horas...

(Carlos Fisas)

martes, 16 de mayo de 2017

La luz en las ruinas

En medio de un bosque espeso e intrincado, donde apenas llegaba un rayo de sol, había un viejo castillo solitario. Era un paisaje áspero y frío: ni la más pequeña flor ni el menor arroyuelo cantarín endulzaban la abrupta majestad de aquel paraje. Sólo allá lejos, en el confín del bosque, unas cuantas casuchas miserables, donde vivían unos pobres labriegos, rompían la monotonía de aquel verde sin fin.
El dueño del castillo era odiado y temido por todos. Hombre despótico y cruel, vivía solo, sin amigos ni familiares, apenas servido por una vieja mujercilla. Muchos días se le veía pasear por entre las almenas de su torre, vigilando todo lo que sucedía en sus dominios.
Cierto día, a un chiquillo, hijo de uno de los labradores que vivían en las casuchas allá en el llano, se le ocurrió encender fuego ante su cueva para calentarse. Las llamas subían saltarinas y chisporroteaban alegres entre la triste niebla del atardecer. Desde su atalaya vio el fiero castellano aquel inusitado resplandor, y, furioso, mandó venir al causante de ese delito. El pobre labrador confesó humildemente la fechoría de su pequeño y pidió clemencia al señor. Pero aquel hombre inflexible le mandó azotar. Para su constitución débil y enfermiza, el castigo fue excesivo y le produjo la muerte.
Al ver el niño el cadáver de su padre, levantó lleno de horror su manita, en gesto amenazador, hacia aquel castillo, mientras sus labios pronunciaron: -¡Maldito sea!
Aquella maldición del inocente huerfanito tuvo un efecto prodigioso.
Al poco tiempo murió el señor. Tras él, la viejecilla que le servía. Y el castillo, no se sabe por qué fuerza sobrenatural, fue desmoronándose, como si fuera construido sobre arena, hasta quedar reducido a un montón de escombros. ¡Una ruina!
Y cuentan los labradores de aquella comarca que en los atardeceres del invierno se ve una luz muy clara que sale de entre las ruinas, mientras que el alma en pena del señor vaga por ellas. A veces se queja, como si le azotaran.

(Leyendas de España)

Faro de Portopí - Mallorca

En el barrio de Portopí se halla esta Torre de Señales desde 1617. Este ocupa el segundo puesto en antigüedad en la lista de faros españoles, a la vez que es también el tercero más viejo del mundo todavía en funcionamiento, dejando en primer lugar a otro faro español: la Torre de Hércules. Pero esta valiosa construcción de piedra guarda mucho más, pues desde 1983 está declarado Monumento Histórico-Artístico. Será tan sencillo encontrarlo como visitarlo, pues basta con llegar al final del puerto de este barrio y acceder también a su interior, ya que acoge una pequeña exposición de señales marítimas.

(Termómetro turístico)

Encina Miguelito - Villatobas

FAMOSA EN TODA LA ZONA QUE CIRCUNDA VILLATOBAS (OCAÑA, LILLO, SANTA CRUZ DE LA ZARZA Y CORRAL DE ALMAGUER,  PRINCIPALMENTE) POR SU ENORME TAMAÑO Y PORTE MAJESTUOSO.
Su tronco se ramifica a una altura de 1,20 metros en seis ramas enormes que están repartidas espacialmente de modo homogéneo, lo que le confiere al árbol un porte redondeado, majestuoso y de extraordinaria belleza.
Esta encina parece ser que pertenecía a un antiguo bosque de árboles de su misma especie, de los que sólo han sobrevivido unos pocos hasta nuestros días. La tala abusiva y la sobreexplotación agrícola ha acabado con el resto de sus compañeras.
Al faltar competencia, aquellas encinas, como la encina Miguelito, se salvaron de la tala y han logrado alcanzar un enorme desarrollo y unas proporciones casi gigantescas que, además, se han visto favorecidas por los cuidados dispensados por los dueños de la finca donde se ubica. Ha sido utilizada como lugar en que dormitar en las tardes de la época de siega y ha servido de sesteadero del ganado.
Para visitar este árbol, se debe tomar la carretera de Villatobas a Santa Cruz de la Zarza unos 3 km, hasta llegar a la finca de la encina; tomando entonces el camino de la izquierda, rodeado de encinas, durante 800 metros pronto se llega a una zona de cereal, donde se distingue este árbol imponente
------------
Nombre científico: Quercus ilex subsp. rotundifolia
Nombre común: encina
Denominación popular: Encina Miguelito
Localidad (Provincia): Villatobas (Toledo)
Edad estimada: cerca de 350 años

(Antonio Rigueiro)

lunes, 15 de mayo de 2017

Embalse del Pasteral - Gerona

El embalse del Pasteral es un pantano que pertenece al río Ter, formado por una presa situada en el municipio de la La Cellera de Ter, en el barrio del Pasteral, que le da nombre. El embalse se extiende por los municipios de La Cellera de Ter y Amer, en la comarca de La Selva.
Su construcción fue encargada por la empresa textil Burés i Salvadó en el año 1885, con el fin de suministrar electricidad a la fábrica Anglés Textil, de la familia Burés, que se encontraba a poca distancia río abajo. Fue una obra importante para la época, con 154 m de longitud, 20 m de altura y un grosor que oscila entre los 20 m de la base y los 4 m de la parte superior. La central entró en funcionamiento en 1905, con una potencia inicial de 1.600 caballos de vapor, suficiente para dar corriente eléctrica a las poblaciones de Cellera, Anglès, Estanyol, Salt, Cassà de la Selva, Llagostera, Palafrugell, la Bisbal d'Empordà, Palamós, Calonge i Sant Feliu de Guíxols.
Forma parte, junto con los embalses de Sau y Susqueda, de los tres pantanos que unen la comarca de Osona con la de La Selva.
Toda la zona que rodea el embalse tiene interés por la flora y la fauna. En el embase se puede practicar la navegación a remo, a vela y a motor a menos de 3 nudos de velocidad.

(Wikipedia)

El banquete de Carlos V y Juan Daens

El emperador Carlos V solicitó y obtuvo del rico comerciante de Amberes llamado Juan Daens, un préstamo de considerable importancia.
Daens dispuso un espléndido banquete en honor del monarca, al que éste se dignó asistir. Y como plato final de los muchos y suculentos de que el agasajo había constado, Daens hizo servir una fuente donde sólo aparecían varias astillas de perfumada madera.
Prendiólas fuego y allí quemó el recibo que el emperador le diera, al mismo tiempo que decía:
—Gran señor, después de hacerme el honor de comer en mi casa, nada me debéis.

(Carlos Fisas)

Leyenda del Campo - Grande Valladolid

El Campo Grande o Campo de Marte es uno de esos rincones llenos de carisma en Valladolid. Tiene un diseño muy romántico y además alberga la figura de uno de los poetas vallisoletanos más ilustres: Don José Zorrilla Moral, cuya obra más famosa es Don Juan Tenorio.
Una de las partes más interesantes y bonitas son sus leyendas. Una de ellas tiene como escenario al Campo Grande.  La leyenda cuenta que Ana Bustos de Mendoza y Tello Arcos de Aponte iban a casarse dentro de un día, y cuando el novio dejo a su prometida en casa se encontró con Juan de Vargas, otro pretendiente, al que su futura esposa había prometido esperar durante un año. Se retaron a un duelo esa noche en el Campo Grande, y en plena lucha Tello se percató de que Juan Vargas era un rival duro, así que lo engañó para clavarle la espada por la espalda. Años después un fraile vio como unos caballeros se perseguían espada en mano por el Campo Grande, hasta que uno de ellos murió mientras era auxiliado por un tercer hombre. El acusado y detenido era Tello Arcos que durante el juicio dijo que no era culpable de esta muerte, aunque sí de otra.  El fraile se obsesionó con la idea de la injusticia sobre la persona de Tello Arcos.  Se pasaba los días murmurando “No hay Dios donde no hay justicia” caminando hasta la orilla del Pisuerga, hasta que un día vio una balsa con el cadáver de Tello Arcos y bajo él, el cuerpo de Juan de Vargas. En ese momento, Tello se levantó y contó su traición.

(Leyendas y curiosidades de Valladolid)

Embalse de Susqueda

El embalse de Susqueda es un pantano español localizado en el río Ter, formado por una presa situada en el municipio gerundense de Osor. El embalse se extiende por los términos municipales de Susqueda, San Hilario Sacalm, y una minúscula extensión de Osor, en la comarca de Selva. Se trata de un embalse de tamaño medio, eutrófico y de aguas medianamente mineralizadas.
Su cota máxima de inundación se halla a 357 m de altitud, y la mínima a 252 m.
Es el último en el tiempo y el más importante de los embalses del sistema de aprovechamiento hidrográfico del Ter, formado por los embalses de Susqueda, Sau y el Pasteral, que unen la comarca de Osona con la La Selva. La mayor parte del embalse está situado en el municipio de Susqueda.
Su construcción se inició en 1963 por la empresa Hidroeléctrica de Cataluña, aprovechando el estrecho que forma el río entre las sierras de Montdois y San Benet, con la intención de producir energía eléctrica y abastecer de agua a las ciudades de Gerona y Barcelona. El pantano se inauguró en 1968 y sepultó bajo sus aguas el pueblo de Susqueda y las masías de los valles de Susqueda y Querós.
Todo el perímetro del embalse es de interés por la flora y la fauna. El espacio natural que ocupa pertenece a las Guillerías. En el embalse se puede practicar la navegación a remo, a vela y a motor a menos de 3 nudos de velocidad.

(Wikipedia)

Fidelidad religiosa

Teodorico, octavo rey de los Godos, profesaba una gran devoción hacia la religión arriana. Su primer ministro y hombre de confianza, por el contrario, era católico, pero para agradar a su señor se convirtió al arrianismo.
Al enterarse de este acto, Teodorico, mandó ejecutarlo. Al ser preguntado del porqué, el monarca respondió:
– Si ha sido capaz de traicionar a su Dios, no tardará en traicionarme a mí

(20 Minutos)

domingo, 14 de mayo de 2017

Lagunas de Cantalejo - Segvia

Las Lagunas de Cantalejo constituyen un humedal localizado en el municipio español de Cantalejo, provincia de Segovia), compuesto por 12 302 hectáreas de espacio protegido por la Junta de Castilla y León, con la denominación de Zona de Especial Protección para las Aves.
Situadas en un territorio llano y arenoso, destacan un conjunto de lagunas permanentes de agua dulce: Navahornos, Navaelsoto, Navalayegüa, Cerrada, Navalagrulla, Navacornales, Cespedosa y Temblosa, rodeadas de pastizales y extensos pinares. Una característica importante es su singularidad, ya que constituyen los únicos humedales enclavados en sistemas dunares que existen en España de tipo continental. En total suman 22 lagunas, y tradicionalmente han sido utilizadas como abrevaderos de ganado, cría de tencas y riego.
El conjunto tiene gran interés por su importancia ornitológica, pues alberga una valiosa fauna, destacando la cigüeña negra y la común, el águila imperial ibérica, aguilucho lagunero, milano negro y milano real. Durante los periodos migratorios también podemos encontrar grupos de grulla común. Además, anidan en la zona especies como el águila culebrera, águila calzada, cigüeñuela, alcaraván, martín pescador o la carraca. Respecto a las aves acuáticas cabe señalar el zampullín chico, la focha común, el archibebe común y la curruca cabecinegra.

(Wikipedia)

Encina de les Famades - Gerona

ESTA ENCINA, DECLARADA ÁRBOL MONUMENTAL POR LA ORDEN DE 8 DE FEBRERO DE 1990, SE ENCUENTRA EN UNA ZONA EN LA QUE PREDOMINAN ENCINAS, ROBLES Y CASTAÑOS
Crece a 100 metros de una casa de payés, por lo que el motivo de su plantación
seguramente sería la obtención de bellotas para alimentar a los cerdos.
La casa quedó deshabitada en los años 60 y, a pesar de haber sufrido diversas agresiones naturales, desde esta fecha la encina sigue conservándose en perfecto estado: en 1965, año de grandes nevadas, el peso de la nieve sobre el árbol partió varias de sus ramas. Después, aproximadamente en 1975, un rayó también afectó
de nuevo a diversas ramas. No obstante, todas estas agresiones no perjudicaron gravemente a la encina, que –gracias a los cuidados periódicos que recibe–
se encuentra en buen estado y conserva toda su vitalidad.
--------------
Nombre científico: Quercus ilex subsp. ilex
Nombre común: encina
Denominación popular: Encina de les Famades
Localidad (Provincia): Amer (Gerona/Girona)
Edad estimada: centenario

(Antonio Rigueiro)

El roblón - Cantabria

Según cuentan era un roble normal y corriente, aunque viejo, que tenía un enorme hueco en el tronco. Una tarde de tormenta se cobijó en el hueco de su tronco una bellísima muchacha, y ante la tibieza de aquél cuerpo y el aliento de aquella boca sonrosada, sintió como la savia le corría más rápido por el tronco hasta que acabó estrechando a la mocita en un abrazo mortal. El árbol absorbió la sustancia y los humores de aquel joven cuerpo y aquella nueva savia hizo crecer desmesuradamente al roble. De este modo el Roblón acabó teniendo un aspecto extrañísimo. De roble sólo le quedaban las mandíbulas y el corazón. En cuanto a los ojos, eran los de la muchachita, abrasados de dolor.

(Miren Cacharrón)


El final del culebrón

La reina Isabel II era una fiel seguidora de una novela que se publicaba por entregas en el diario ‘La Nación’.
Antonio Flores, el autor, recibió en cierta ocasión una nota de la monarca en el que le exigía que le entregará un manuscrito de la obra, para así ser la primera en conocer el final.
Muy cortesmente, éste le contestó:
-Majestad, lamento no poder complaceros, pero ni siquiera yo tengo idea de cómo voy a salir del enredo que he tramado. Eso sí, en cuanto lo averigüe os lo comunicaré de inmediato.

(20 minutos)

sábado, 13 de mayo de 2017

Grande como los hoyos

Al rey Felipe IV le gustaba que le llamasen “el Grande”.
Tras la pérdida de Portugal, el siempre ingenioso Duque de Medinaceli dijo en cierta ocasión:
-A Su Majestad le pasa como a los hoyos, que cuanta más tierra pierden, más grandes son.

(20 minutos)

Embalse de Nuria

El embalse de Nuria, también conocido localmente como lago de Nuria o pantano de Nuria, se encuentra a 1940 m de altitud en la confluencia de los ríos Noufonts y Finestrelles, que dan lugar al río de Nuria en el mismo punto donde se construyó un embalse entre 1955 y 1956, y se reforzó en 1962. En épocas prehistóricas, había un pequeño lago en la hondonada que forma la confluencia de los dos ríos, a los que pocos metros antes se añade el torrente de la Coma de Eina, el tercero de los valles que forman la olla de Nuria. En ese lugar, el agua quedaba retenida por el turó de la Riba, pero el río ya hacía tiempo que había excavado un paso en este lugar y hasta la construcción de la presa en 1955 no se formó el actual embalse.
Al este del embalse discurre la vía del tren de cremallera que enlaza Ribas de Fresser con el Santuario de Nuria; al oeste, se encuentran un pequeño embarcadero y la fuente de San Gil. En la parte posterior del embalse, al norte, se encuentra el llano de San GIl y el Prat de Baix, que hacen de jardines del Santuario de Nuria, que enmarca el lago por el norte, junto con la estación de esquí Vall de Nuria. El embalse desagua hacia el sur por el río de Nuria. Este pasa inmediatamente por debajo del puente de la Creu d'en Riba, un residuo del antiguo camino que descendía a pie hasta Queralbs y que ahora pasa al oeste, junto a la Agulla de l'Estany, antes de seguir el curso del río.
El frío invernal hace que la superficie del lago se congele durante varios meses al año, aunque el periodo y el espesor del hielo son muy irregulares, haciendo muy peligroso caminar sobre él.
En el lago de Nuria se permite la navegación a remo, vela y motor a menos de 2 nudos. El baño no está regulado.
En el Centro Excursionista de Cataluña hay constancia de que en el año 1929 se estaba haciendo un estudio para construir una presa en la zona donde ahora está situado el lago de Nuria.

(Wikipedia)

viernes, 12 de mayo de 2017

La Güestia - Asturias

Cuando en Asturias quieren asustar a un chico rebelde o a una moza disoluta, cuando quieren hablar de algo que infunde pavor y hace temblar, se dice: «¡Que viene la Güestia!».
La Güestia es una procesión de almas en pena que sale por la noche, con luces y murmullos, y aún toques de campanilla. A veces van a restituir lo robado en vida; otras piden oraciones y otras asustan, sencillamente, a los labradores. Nadie ha visto nunca a la Güestia; pero todos cuentan lo que le ocurrió a fulano y a mengano, que se encontró con ella. A mí me contaron lo que le sucedió a una costurerita de Libardón, en el partido de Colunga. Es la más significativa de las leyendas de la Güestia. Y dice así:
Aquella costurerita pasaba los días en la ciudad, cosiendo a jornal, y por las tardes volvía a su casa, generalmente acompañada del amo o de alguno del caserío donde cosía. Pero una noche se hizo tarde, y como daba ya vista a su casa, dijo a su acompañante que se volviera, pues ella podía ya seguir sola, y así lo hicieron.
Apenas había andado unos pasos, cuando oyó un sonido como de campanillas; se volvió y vio venir un grupo de personas con luces en las manos. «Debe de ser el viático», pensó la costurerita, y se dispuso a acompañar al Santísimo hasta casa del enfermo que estaba en trance de muerte. Se tocó con su manteleta la cabeza y esperó. La procesión se acercaba ya; pero la costurerita empezó a notar que no conocía a nadie de los que pasaban, ni se veía al señor cura con el sacramento. De pronto... ¿No es ése el señor Juan, que murió el año pasado? ¿Y aquél, el sacristán de las monjas, que hace ya dos años que está bajo tierra? Llena de susto, comenzó a temblar, cuando vio que uno de los acompañantes se le acercaba y le decía:
-Soy tu padrino. ¿No me conoces? Debes vivir bien y siempre tan buena como hasta ahora.
Y como la pobre muchacha no acertara a contestar, añadió a guisa de explicación:
-Venimos a restituir lo que robamos en vida: estos árboles y estas vallas de madera. Ahora, por hablar contigo se me han pasado y ya no podré alcanzarlos hasta mañana. ¡Toma!
Y le puso su vela en la mano. La costurera fue a contestarle-, pero desapareció corriendo tras de la procesión. Entonces la chica se fijó en la vela, y al mirarla dio un grito de espanto y de horror. Lo que tenía en la mano era un pedazo de hueso humano ardiendo.
Cuando a su grito acudieron los demás, la hallaron en el suelo, sin conocimiento. Lo único que pudo al fin decir fue: -¡La Güestia, la Güestia que pasa!
Y dicen que la pobre costurerita murió poco después.

(Leyendas de España - Vicente García de Diego)

El mulo del Sr. Chiévres

Hallábase el emperador Carlos V con toda su corte en Zaragoza el año 1519 para jurar los fueros de Aragón cuando un vecino de aquella ciudad regaló al ministro flamenco Chiévres, célebre por su venalidad y sórdida codicia, y con el solo objeto de obtener favorable sentencia en despacho de cierto negocio cuya resolución pendía sólo de aquel favorito, un hermoso mulo, que por su arrogancia era muy celebrado en aquellas tierras. 
Pocos días después preguntaba un cortesano a Chiévres dónde había adquirido el mulo, respondiendo el flamenco que no lo recordaba. Presente el que hizo el obsequio, resintióse por tanta discreción y determinó burlarse del extranjero, aun cuando fuera a costa de la pretensión que le obligó a hacer el regalo. Al efecto, llamó al pregonero de Zaragoza y le dio las señas del mulo para que lo pregonase por toda la ciudad. Aquel mismo día, al salir Chievres de su casa, rodeado de un grupo de cortesanos y pretendientes, fue a montar en el mulo para dar un paseo por la ciudad; y el pregonero, que estaba al acecho en una esquina inmediata, llamó la atención con su corneta, según costumbre de entonces en muchas poblaciones de Aragón para publicar bandos y pregones, y principió a cantar las señas del mulo que se había perdido y era reclamado por su dueño. Como las señas dadas eran las mismas del animal que montaba el ministro, quedó éste avergonzado al ver que los cortesanos que le rodeaban estaban atónitos confrontándolas; y llamó al pregonero, entregándole la caballería para que la restituyera a su dueño, excusándose lo mejor que pudo.
Hizo tal efecto esta burla en el ánimo del flamenco, a pesar de su imprudencia, que no quiso recibir más regalos mientras estuvo en Zaragoza; y como su influencia pesara mucho en el monarca, todo avergonzado y corrido obligó con pretextos a la corte a que abandonara aquella ciudad, apresurando su marcha a Barcelona.

(Carlos Fisas)

Castro Urdiales - Cantabria

Castro, al borde del Cantábrico y en el oriente cántabro, está en plena canícula, en ese cordón umbilical o Nacional 634 que une Santander con el País Vasco. De la capital de La Montaña dista 75 km y sólo 35 km la separan de Bilbao (no puede, por tanto, volver la espalda a la influencia bilbaína). La población se encuentra al este cerca de Ontón, en el límite con Vizcaya, y al oeste va camino de la Punta Sonabia. Es pueblo de arreglada fachada marítima, en el que abunda el chiquiteo, con permanente bullicio peatonal por la rúa La Mar, amén de numerosas galerías y edificios historicistas en la calle Constitución. Tiene además un faro cuyo haz alcanza las 24 millas, así como peña bolística, peña taurina, dos grupos corales y letreros, conviene fijarse en los letreros, algunos todavía pintorescos como el de la Huevería José López o el muy logrado del bar El Faro, en la plazuela o, por poner un último ejemplo, el de la bodega Chaval Riojano.
En cuanto a la economía, la actividad pesquera fue importante y tienen merecida fama las anchoas y los besugos. Hoy la flota está reducida a una docena de barcos. Los cástrenos también viven de los servicios, agricultura (minifundismo) y de la riqueza forestal de los alrededores. Son, también, muy aficionados al remo y a las carreras de traineras.

HISTORIA
Bastantes cuevas con arte paleolítico en el área. Cuando aparecieron los romanos encontraron asentados a los sámanos (Portus Samanum), y tal vez sobre este suelo castreño se levantó en otro tiempo la ciudad romana de Flavióbriga, fundada por orden de Vespasiano. En la Edad Media, Castro fue uno de los núcleos más importantes de la región. Aforada en 1163 por deseo de Alfonso VIII pasó por un período de auge económico a finales del siglo XIII, convirtiéndose en capital de la Hermandad de las Marismas (federación de ocho villas). Pero la decadencia le llegó en el siglo XIV, coincidiendo la misma con las duras luchas entre Pedro I y Enrique de Trastámara por el control de toda esta franja litoral.
Durante la guerra de la Independencia (1813) la población resistió y los franceses incendiaron la ciudad. La villa, sin embargo, creció en el XIX gracias al desarrollo de la minería del hierro. Luego, otra decadencia tras la guerra civil hasta que en la década de los sesenta comenzaron a venir los primeros turistas, si bien en 1868 ya había un balneario, el más antiguo de esta parte del Cantábrico.

(Guía azul - Pueblos escogidos)

jueves, 11 de mayo de 2017

El Dragón del Patriarca - Valencia

Cuenta la leyenda que un cocodrilo, convertido en feroz dragón por la leyenda, habitaba en el cauce del río Turia atemorizando a las gentes que por allí se acercaban, sin que nadie pudiera hacerle frente, hasta que un día...
Había en la cárcel un preso que se ofreció a matarlo a cambio de su libertad.
No hicieron falta muchas deliberaciones para decidir que era un buen trato.
Este hombre se confeccionó un traje en el que fué pegando trozos de espejos y, después de ponérselo, esperó a que el sol estuviera detrás del lugar por el que se conocía que salia el dragón.
Cuando, por fin, hizo su aparición, quedó deslumbrado por aquella figura reluciente que no lograba interpretar y que dañaba su vista.
Aprovechó nuestro hombre ese momento y acercándose a la fiera clavó su lanza en ella matándola.

(Comarca rural)

Faro de Llanes (Asturias)

Con una linterna que parece recordarnos a la del faro de Tossa de Mar, se ilumina este faro de 1860 situado en la Punta de San Antón. Se encuentra justo sobre un acantilado, junto al puerto, dejando a sus espaldas una preciosa estampa de las casas con tejados cobrizos que se reparten por la verde ladera. Resulta un destino imprescindible en una visita turística por el casco antiguo de la encantadora localidad de Llanes, al que podemos llegar caminando una vez hayamos aparcado por el puerto. Su torre se encuentra adosada a un edificio, rodeado de una cerca blanca de la que sobresalen los árboles de su particular jardín.
Si continuas bordeando la costa, ya te habrás percatado que hay un punto en el que converge una explosión de colores. Se trata de ‘Los Cubos de la Memoria’, una obra artística que es pública, excepcional y muy característica del pintor y escultor Agustín Ibarrola. Lo que ahora son cubos con más colores que el arco iris, antes eran bloques de hormigón de la escollera del puerto. Entonces, ante la monotonía del dique y el poco atractivo visual de los bloques, el artista decidió intervenir y plasmar en cada una de las piezas la memoria del arte, del territorio y de la suya propia.

(Termómetro Turístico)

Bera, primer Conde de Barcelona

El primer Conde de Barcelona, Bera, perdió sus Estados y su corona en un desafío. Acusado por un magnate godo, enemigo suyo, de traidor al Emperador-rey Ludovico Pio, que le había dado aquel principado en feudo de los Reyes de Aquitania, verificóse el duelo en Aquisgrán ante el Rey franco; y habiendo sido vencido Bera, aquel le declaró culpable de alta traición y le depuso ignominiosamente como indigno de ceñir la diadema condal y reo de Estado.

miércoles, 10 de mayo de 2017

El abuelo de Chavín - Viveiro


«El abuelo de Chavín», el eucalipto gallego más alto de Europa, en el Concelho de Viveiro (Lugo)
La historia del eucalipto en Galicia comenzó a mediados del XIX, cuando un misionero de Australia, trajo las semillas. En 1880, se ejecutó en Chavín una plantación de eucaliptos de la cual se conservan seis ejemplares. Este es el más importante y se considera el más grande de Europa. Junto a él hay otros también centenarios. A 7 kilómetros de Viveiro.
Datos. 64 metros de altura y unos 125 años.

(Hispanismo.org)

Como niños pequeños

Carlos III emprendió numerosas obras en la capital de España para convertirla en una capital europeizada. Entre los múltiples proyectos estaba el construir un sistema de conductos de canalización de las aguas, cuyo propósito era el de limpiar la ciudad de residuos.
Dicha propuesta no fue del agrado de los madrileños, por lo que el monarca exclamó:
– Mis súbditos son como niños pequeños. Lloran cuando se les lava

(20 minutos)

El incendio del Palacio Real

En 1604 un incendio asoló el Palacio Real de El Pardo, en Madrid. Quedó destruida la mayor parte de las obras pictóricas que había atesorado allí la Casa de Austria.
Felipe III era un gran admirador de Tiziano y al enterarse del incendio preguntó:
– ¿Se ha quemado la Venus de Tiziano?
Le respondieron que afortunadamente no había quedado dañada. El monarca añadió:
– Pues lo demás no importa, ya se volverá a hacer.

(20 minutos)

martes, 9 de mayo de 2017

El incendio del castillo de Tudela

Era el noble castellano de Tudela prototipo de caballerosidad e hidalguía. Las puertas de su castillo estaban siempre abiertas a todas las desdichas, a todas las necesidades y a todos los pobres de la comarca.
A pesar de sus años, el castellano era muy aficionado a la caza, y a menudo salía con amigos y servidores a perseguir las piezas, que cobraba casi siempre, por ser muy diestro en tal arte.
Una noche lóbrega y oscura, después de un agitado día de caza, el señor de Tudela reposaba en el salón de su castillo, junto a él estaba su hija, la bellísima castellana, el amor de su corazón y la luz de sus ojos. Cuando así estaban, se acercó uno de sus servidores a decirles que un moro peregrino, perdido en la noche entre la montaña, pedía hospitalidad hasta el día siguiente. Pero ellos, los servidores, se resistían a dejarle pasar.
-Hacedle pasar y preparadle buena comida y buen lecho -dijo el anciano.
-Reparad, señor, que se trata de un perro moro..
-Para mí es sagrado, pues me pide hospitalidad y está extraviado. Traédmelo acá.
El moro era joven y gallardo. Hablaba con gracia y soltura; sabía cantar y tocar el laúd. Y la velada se hizo tan grata con él, que las repetidas veces que intentó retirarse fue detenido por la joven castellana, visiblemente encantada de tan simpático huésped.
Al día siguiente, el moro se quedó para asistir a la caza del oso. Era una mañana clara y fría; el aire agitaba los árboles y daba gusto galopar por los senderos del bosque. Pero ¡ahí está el oso! El señor de Tudela arremetió contra él; pero con mala fortuna. Sus años se hacían ya sentir, y el oso le hirió gravemente.
Conducido al castillo, moribundo ya, tuvo un terrible presentimiento e hizo jurar a su hija que nunca renegaría de su religión ni de su patria. La joven, llorosa y asustada, juró tímidamente.
Pasaron varios días. El anciano señor reposaba en el panteón de su castillo, junto a sus antecesores. El moro iba a partir. Pero aquella noche, antes de su marcha, el moro y la doncella cristiana se confesaron su amor y decidieron partir juntos.
Nadie supo nunca cómo pudo ser. Pero cuando la enamorada pareja hacía los últimos preparativos, un horroroso incendio se desencadenó en el castillo. Los criados, enloquecidos, corrían de un lado a otro; las llamas lamían ya las paredes altas y habían deshecho el puente levadizo. Sólo quedaba una salida trasera. Hacia ella se dirigió el moro, llevando en sus brazos a su amada. Pero al llegar a la puerta, quedó detenido, suspenso. Guardando la única salida estaba el viejo castellano, que había salido de su sepulcro, y con la espada al aire se aprestaba a salvar el honor de su hija.
El castillo y sus dueños fueron una horrorosa hoguera. Después quedó sólo un informe montón de ruinas.

(Leyendas de España)