viernes, 23 de junio de 2017

Abora - La Palma

En La Palma daban al Ser Supremo la denominación de Abora Abara−'enorme, muy grande'−, y creían que habitaba en el cielo o tigot
También creían en una entidad maligna con forma de perro lanudo al que denominaban Iruene, 'diablo, genio, espíritu maligno'.

Faro de Sant Carles de la Rápita

Pasamos a la urbanizada e iluminada costa de Tarragona, donde tenía que ser inconfundible el faro que velara por sus costas, así que unos fuertes destellos rojos son los seleccionados para surgir de la linterna de este faro. Se ubica a lo largo de la misma costa del municipio que lleva por nombre, donde podemos disfrutar de sus playas, su paseo marítimo y su importante puerto pesquero.Proponemos también una excursión al mirador de la Guardiola donde una escultura del Sagrado Corazón nos recibe con los brazos abiertos, como si fuera nuestro propio Cristo Redentor de Brasil pero en España.

(Termómetro turístico)

Ficus. «El Gobernador». Cartagena (Murcia)

Es el mas viejo de los 16 ficus (sus edades oscilan entre los 130 y 150 años) que en 1870 se trajeron desde Australia. Es un árbol tropical muy ornamental que se adapta bien a la suavidad del clima mediterráneo. 
En el centro mismo de Cartagena.

Datos: 30 metros altura y 134 años.

(Hispanismo.org)

Fernando VI - Un Rey discreto

Fernando VI, que ascendió al Trono de España cuando tenía treinta y tres años, suplía su falta de inteligencia con las cualidades necesarias para ser un buen Rey: prudencia, dignidad, rectitud de carácter y lo que para él fue más importante, elegir con acierto a sus ministros.
Pasado el tiempo que el protocolo exigía como luto oficial. Fernando VI y Bárbara de Braganza hicieron su entrada oficial en Madrid el diez de octubre siendo recibidos por el pueblo madrileño con las mayores muestras de entusiasmo popular recibidas por ningún otro Rey.
La primera decisión que adoptó Femando VI nada más subir al trono fue el confinamiento de la Reina viuda Isabel de Faresio en el palacio de La Granja, apartándola de toda actividad política prohibiéndola abandonar el complejo palaciego sin su consentimiento. Sin embargo la maquiavélica Isabel de Farnesio no dejaba de intrigar, e hizo correr el rumor de que la Reina mantenía unas relaciones extramatrimoniales con el cantante Farinelli, sin percatarse que el cantante fue castrado de niño lo que le impedía tener ninguna relación sexual. Tan lejos llegaron las intrigas y maquinaciones de la Reina viuda que el Rey se vio obligado, en más de una ocasión durante su reinado a llamar al orden a su madrastra.
Pasaban los Reyes los momentos más dulces y apacibles de su vida. El Rey dedicado a las actividades cinegéticas y la Reina continuaba con sus clases de música y de composición de piezas que en las veladas nocturnas interpretaba con un cuarteto de cuerda acompañados por el cantante Farinelli a quien los nuevos Reyes habían renovado el contrato. Aficionados al teatro alternaban las representaciones teatrales y la ópera con las veladas musicales, convirtiendo la corte de Madrid en el centro cultural de Europa.

NOTA - Esto, que podría parecer una historia feliz, acabó de mala manera por la demencia del Rey y su muerte sin descendencia a los 46 años. Su esposa había muerto antes.
El resultado: Acabó por reinar Carlos III, hijo de la nefasta Isabel Farnesio.

jueves, 22 de junio de 2017

Faro de la Herradura - Almuñécar

Bordeando la playa de la punta de la Mona, en la localidad de La Herradura (Almuñécar), viene a sorprendernos un nuevo faro de piedra muy clásico que contrasta con las modernas urbanizaciones que giran a su alrededor. Finalizado en 1990, su luz alcanza hasta el paraje natural de Cerro Gordo, por un lado, y hasta el puerto y la playa de Marina del Este, por el otro. Pero incluso en los días más despejados, desde su alto se puede llegar a divisar las cumbres del Veleta y del Mulhacén.

(Termómetro Turístico)

Faro de Isla Pancha - Ribadeo

Este será uno de los parajes más bonitos que veas si sigues una ruta por los faros españoles, y se encuentra en el municipio de Ribadeo. Este moderno faro rayado de blanco y negro, en pie desde 1983 junto a la caseta blanca con remates azulados que pertenecía al antiguo faro de 1859, asienta su encanto sobre una pequeña isla a la que solo podrás acceder si cruzas un puente.
Esta isla que se localiza en la boca de la ría, y donde además puedes dar agradables paseos en barca, se enfrenta temerosa ante las embestidas del mar. Sin embargo, a su vez  parece uno de los lugares más tranquilos y mágicos donde poder tumbarte a ver las estrellas sobre el verde césped que, con un poco de suerte, puede que lo veas en la época en la cual el terreno florece y la isla se cubre de un manto de flores rosas.

(Termómetro Turístico)

domingo, 18 de junio de 2017

El Ficus de la Misericordia - Palma de Mallorca

JUNTO CON LOS FICUS DEL CEMENTERIO VIEJO DE CIUTAT VELLA, SON LOS EJEMPLARES MÁS GRANDES DE LAS ISLAS. CUENTA ESTE CON UN BUEN ESTADO DE CONSERVACIÓN QUE LE PERMITE CONTINUAR CRECIENDO CADA AÑO.
Presenta cinco grandes ramificaciciones de cuello muy amplio, con raíces superficiales de anclaje muy grandes en todas direcciones. Tiene el árbol varias piedras de la antigua jardinera de decoración incrustadas en su base.
Está situado dentro del Jardín del Centro Cultural de La Misericordia, colocado dentro de un parterre actualmente en construcción, enmarcado por piezas de
hormigón y pendiente de rellenar. Se desconoce si en la base del árbol se podrá sembrar, pero, así protegido, se garantiza su perfecta y deseable conservación.
----------
Nombre científico: Ficus macrophylla
Nombre común: ficus
Denominación popular: Ficus de La Misericordia
Localidad (Provincia): Palma de Mallorca (Baleares/Illes Balears)
Edad estimada: entre 150 y 200 años

(Antonio Rigueiro)

El toro rojo de Atxulaur

Cuentan en Orozco, que en la cueva Atxulaur situada en el monte Itzine vivió un ladrón. Fruto de sus robos, llevados a cabo durante muchos años, acumuló gran cantidad de oro dentro de la cueva. Una vez que se trasladó a otras tierras a realizar una de sus fechorías fue asesinado, y nadie sabía dónde había escondido toda su riqueza. 
Varios forasteros fueron a la cueva de Atxulaur en busca del tesoro, pero en la entrada se encontraron con un gran toro rojo desafiante que arrojaba fuego por la boca y sus fosas nasales. Era el espíritu del ladrón. Los forasteros huyeron asustados, volvieron otro día con los huesos del ladrón y los depositaron en la entrada de la cueva. Entonces el toro les dejó entrar ya que los restos del ladrón podían descansar eternamente. 
Y así pudieron recuperar el tesoro que se encontraba escondido en un profundo agujero de dicha cueva.

A Burga de Pontevea

A orillas del Ulla, en la parroquia de Pontevea y muy cerca del conocido como Puente de A Burga se localiza una surgencia de origen termal muy apreciada en la antiguedad. En la actualidad existe una fuente de principios de siglo XX de forma circular a la que se accede por unos pequeños peldaños. Por un solo caño aflora la surgencia termal a una temperatura de unos 15 º y una composición de las aguas sulfurada-clorurada sódicas apropiada para afecciones reumáticas, de la piel y de los ojos. También bebida es apropiada para problemas de hígado.
Según la tradición popular, un cura mandó construir la casa de baños y una fuente para que los pobres pudieran sanar alguna de sus calamidades libremente. Al morir el cura, una familia se cargo de la fuente y pretendió privatizar la zona. El pueblo, no conforme con esto presentó un pleito el cual ganó e hizo que pasara a propiedad vecinal.

(Galicia Maxica)

sábado, 17 de junio de 2017

Los viajes del Agua - Madrid

Esto sí que es un auténtico tesoro oculto de Madrid: los restos de las traídas de agua por las que, 400 años atrás, la ciudad se surtía del líquido elemento. Aunque sin uso hace muchos años -el progreso, ya se sabe-, aún siguen siendo una red laberíntica de kilómetros de conducciones subterráneas, algunas en muy buen estado -se hicieron a conciencia- e incluso, en algunos casos, se pueden visitar.
Unas cruzaban la Castellana, otras bombardeaban la Cibeles y las cámaras acorazadas del Banco de España; las hay bajo el suelo del distrito de Tetuán... en ocasiones, las nuevas construcciones o las conducciones las han cercenado, impidiendo el paso del agua. También en ocasiones les llega menos aporte de agua -la de lluvia resulta «interceptada» por los suelos asfaltados-, pero aún es posible ver, debajo de algunos parques que atraviesan, cómo las gotas se deslizan desde el techo por los abovedados de ladrillo.
Caminar por su interior es toda una aventura: de tamaño de una persona, estrechas, y con decenas de ramificaciones saliendo en dirección a vaya usted a saber dónde, a cada pocos metros hay oquedades laterales en las que apoyar una vela. Se camina en total oscuridad -salvo la luz que uno lleve consigo-, con el agua a nuestros pies como un suave arroyo, o hasta la altura del muslo en las zonas en las que se recibe más cantidad...
Las galerías se construían abriendo pozos verticales con paredes de ladrillo, para recoger las aguas procedentes del drenaje de las arenas húmedas. Unas tuberías cerámicas distribuían el agua a lo largo de túneles.La profundidad oscilaba entre 5 y 40 metros, y la distancia a recorre, entre 7 y 12 kilómetros.
Madrid tenía la configuración ideal para el desarrollo de esta infraestructura: su casco antiguo, a unos 70 metros por encima del nivel del río Manzanares, estaba estructurado en torno a dos vertientes de escorrentía, y drenado por 15 arroyos cuyos nombres han pasado luego a las calles que discurren por los antiguos cauces: Barquillo, Recoletos, Infantas, Prado, Segovia...

(ABC Viajar)

Farmacia Comabella - Barcelona

La farmacia está ubicada en los bajos de la casa Epifani de Fortuny, proyectada en 1851 por Francesc Daniel Molina, por encargo del capitán de artillería Epifani de Fortuny Van Oosterom.
Felip Comabella i Guimet, licenciado en farmacia, se estableció en 1874, alcanzando gran renombre por sus productos, logrando varias medallas en exposiciones nacionales e internacionales. A su muerte (1901) su hijo Joan Comabella, doctor en farmacia y licenciado en Ciencias Biológicas, continuó con la farmacia. En 1904 decidió reformarla, siguiendo la moda del momento y para ello hizo el encargo al arquitecto Guillem Busquets i Vautravers que contó con un excelente equipo de artistas y artesanos especializados.
A la muerte de Joan Comabella (1921), la farmacia pasó a su hijo Manuel, que hizo reformar la fachada en 1926.
En 1946 el negocio se traspasó a Josep Maria Mas Grau y en 1997 pasó a su hija Montserrat Mas i Docampo, actual propietaria.
La fachada, en la planta baja, está compuesta por placas de mármol rojizo veteadas de blanco, con una gran portal en el centro y dos escaparates de madera en los laterales. La puerta está rematada con un arco de medio punto con cristales transparentes. El primer piso, donde estaba ubicado el laboratorio, también tiene la fachada placada con mármol de las mismas características y está enmarcada por unas pilastras que llegan hasta la losa del balcón superior formando unas ménsulas. En la parte central hay una abertura con una barandilla de hierro de forja presentando motivos florales que enmarcan un octógono con el relieve de dos personajes tocando instrumentos de viento, que pertenecía a una academia de música que se instaló hacia 1945. En su origen el panel era redondo y representaba a tres damas.
En el interior se conserva el mosaico de teselas presentando motivos florales y figuras geométricas. También destaca el mobiliario ubicado en todas las paredes interiores del establecimiento; estantes, armarios con vitrinas y mostrador, con un fino trabajo de ebanistería. También el techo presenta una decoración a base de relieves de líneas y círculos, con una cenefa de motivos florales donde también se colocan unos medallones de galardones de exposiciones. La lámpara del techo es otro elemento de la decoración original.

viernes, 16 de junio de 2017

Pastillas de la Viuda Solano - Logroño

Viuda de Solano son unos caramelos de café con leche que desde los años 1830 se fabricaban en Logroño (La Rioja (España)) y desde 1988 en Tarazona (Zaragoza), bajo el control de la empresa Wrigley Spain.

Historia
En 1830 Celestino Solano abría una confitería en la calle Albornoz, en la parte vieja logroñesa, próxima a la calle del Laurel junto con su esposa Antolina Ruiz-Olalde y Otero. Empezaron a fabricar caramelos para la tos hechos con malvavisco para regalárselos a sus clientes.
Posteriormente creó su producto estrella: las pastillas de café con leche, elaboradas con leche de burra que, por su efecto medicinal, tenían efectos positivos para combatir los resfriados. Al comienzo, las pastillas se cortaban con un sable. El éxito del producto hizo que en 1850 abandonaran la confitería y se dedicaran solo a fabricar los caramelos. Fallecido Celestino pasaron a denominarse caramelos Viuda de Celestino Solano.
Antolina no tuvo descendencia, por lo que a su fallecimiento en 1913, con más de 90 años, la empresa pasó a su sobrina Araceli López-Castro Ruiz-Olalde, que se casó con Gregorio Cabañas quienes prosiguieron con la tradición familiar.

(Wikipedia)

Restaurante Lhardy - Madrid

Gracias a Lhardy, fundado en 1839 por Emilio Lhardy, la modernidad gastronómica llegó a Madrid. En un edificio cercano a la Puerta del Sol, el restaurante se distribuye en 3 plantas y 6 salones. Se dice que en uno de ellos, el japonés, Isabel II se citaba con sus amantes. Comer en Lhardy es como un viaje en el tiempo, ya que todo se conserva tal y como se encontraba en sus inicios.

El pozo más profundo de España

Un grupo de espeleólogos cántabros ha descubierto y explorado el que, según aseguran, es el mayor pozo vertical de España y uno de los primeros del mundo, con una profundidad de 435,92 metros y situado en la ladera de Porracolina, en la vertiente del valle de Calseca, en Ruesga.
La exploración se realizó durante los meses del pasado verano, aunque la primera proyección tuvo lugar en primavera, poco después de descubrir una serie de nuevas torcas en la zona, en una de las cuales comprobaron la existencia de una «pequeñísima» boca con «un soplo de aire».
El espeleólogo Luisiano Sedano ha explicado que, después de remover escombros y piedra, dieron con una entrada que les hizo suponer que había tras ella una gran cavidad.
El pozo se encuentra muy cerca de la torca del Tejón, cuyo pozo de Los Pasiegos, con 346 metros de caída libre, ostentaba hasta ahora el récord en la península, puesto que el dado hoy a conocer supera en casi 100 metros esa profundidad. Este grupo de espeleólogos ha necesitado hasta cuatro entradas, o lo que es lo mismo, cuatro días para poder instalar los anclajes y equipos necesarios, «colocados cada 15 ó 20 metros», para poder «atacar» y culminar la exploración y llegar hasta el fondo de la cavidad, algo que ha requerido el uso de casi 600 metros de cuerda.
Una tarea laboriosa, no exenta de esfuerzo y complicaciones, como las caídas de agua «constantes» a lo largo del recorrido o tratar de encontrar la manera de esperar suspendido tanto tiempo de las cuerdas, tal y como explica Luisiano Sedano, quien ha considerado «un regalo» y «algo excepcional» el hallazgo.
El descenso, una vez realizado todo el montaje de los anclajes y equipos, se tarda en realizar en torno a una hora y media, frente a las tres horas para salir, si se afronta a «un ritmo fuerte», según ha remarcado Sedano.
Para tratar de «hacerse una idea» de la profundidad de este basta señalar que equivale a casi vez y media la altura de la Torre Eiffel de París o la de las desaparecidas Torres Gemelas de Nueva York.
Llevará el nombre de «Gran Pozo MTDE», en reconocimiento a la empresa de venta y diseño de material de espeleología, situada en Ramales de la Victoria, que ha colaborado con los dos clubes para poder llevar a cabo la exploración, aportando medios y materiales.
Según las clasificaciones internacionales, este pozo entraría en la lista de los diez pozos verticales más profundos del mundo, y dentro de la categoría de pozos interiores de caída libre, estaría en segunda posición mundial, tras la sima de Velebita, en Croacia, con 513 metros, y justo por delante de los 424 metros de la sima de Baiyu Dong, en China.
A partir de ahora, y dado que la cavidad continúa en exploración, «profundizando algo más», el objetivo a corto y medio plazo es poder «unirla» con otras de la zona, tratando de dar forma a un complejo sistema de galerías y pozos de varias decenas de kilómetros y que este grupo de espeleólogos tiene la intención de seguir explorando.

Plaza Mayor de Soria

La Plaza Mayor fue el corazón de Soria a partir del siglo XVI, cuando se trasladan a su entorno todos los centros de poder de la ciudad. Ahora, con el Centro Cultural Palacio de la Audiencia ha vuelto a concentrar la vida cultural de la ciudad, pero el centro geográfico de Soria se ha desplazado hacia el oeste siguiendo la arteria del Collado, una de las calles más comerciales y concurridas de Soria, que subiendo desde esta plaza llega hasta la de Herradores, en el antiguo límite de las murallas de la ciudad.
Conserva la Plaza Mayor parte de la estructura típica de plaza castellana, rectangular y aportalada, aunque no toda ella y aún quedan algunos tradicionales balcones corridos. Situándonos en el arco que da acceso a la calle Zapatería, llamado del Cuerno, y que servía de puerta de toriles cuando aún se usaba la plaza para los festejos taurinos hasta mediados del siglo XIX, descubriremos, de izquierda a derecha: la antigua Casa del Común, la iglesia de Nuestra Señora la Mayor, la mal llamada Torre de Doña Urraca, el Palacio de la Audiencia, la Casa de los Doce Linajes (edificio del actual Ayuntamiento) y la Fuente de los Leones en el centro de la plaza.

jueves, 15 de junio de 2017

La Alberca - Salamanca

En el sur de la provincia de Salamanca, muy cerca del límite con Cáceres, La Alberca, cargada de leyendas y falsos mitos, es hoy por hoy y fuera de todos los tópicos uno de los pueblos más bonitos de España.
Declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en el año 1940, tiene el privilegio de ser el primer conjunto rural declarado en el país. Sus habitantes, 1.160 censados en 1999, han vivido de la fabricación de turrón, la miel y algo de ganado. Hoy han cambiado una parte de su vida tradicional para explotar los recursos del turismo. Pero si alguien se toma un tiempo y permanece en el pueblo después que se hayan marchado los visitantes, descubrirá la otra cara de esa misma gente: la que mantiene las tradiciones y la hospitalidad.

HISTORIA
Al igual que toda la zona de la Sierra de Francia, La Alberca dependió a partir del reinado de Fernando I de Aragón de la Casa de Alba. Antes se había conocido bajo el nombre de Valdelaguna. formando parte de la zona controlada por la ciudad cacereña de Coria. Más tarde se integró en un concejo junto a Miranda del Castañar antes de quedar definitivamente bajo el control de la casa de Alba.
A principios del siglo XX, saltó a la fama cuando fue visitada por el rey Alfonso XII durante su recorrido por las Hurdes. Aquella visita, le vaió salir de su anonimato y librarse de algunos falsos mitos. Hoy vive prácticamente del turismo y alguna actividad agrícola y ganadera.

(Guía azul - Pueblos escogidos)

Els Follets Cataluña

Els Follets son unos seeres fantásticos semejantes a niños. Son de poca estatura, ojos azules y, generalmente, se visten con hojas árboles.
Son traviesos y juguetones y pueden ser de muchos colores. Son inofensivos, suelen vivir en los bosques o en los desvanes. Visten de verde con ropas hechas por ellos mismos de hojas y se divierten asustando a los humanos

( Els éssers fantàstics a la Creu del Batlle)

Santa Mariña de Augas Santas

Su vida está mezclada entre la realidad y la leyenda. Nació en Balcagia, la actual Bayona de Pontevedra en Galicia (España), por el año 119, siendo hija de Lucio Castelio Severo, gobernador romano de Gallaecia y Lusitania y de su esposa Calsia, quien da a luz en un solo parto a nueve niñas mientras su marido está fuera recorriendo sus dominios. Asustada Calsia por el múltiple alumbramiento y temiendo ser repudiada por infidelidad conyugal decide deshacerse de las criaturas y se las encomienda a su fiel servidora Sila, ordenándole que bajo el mayor secreto las ahogara en el Río Miñor.
Sila, cristiana a carta cabal, lejos de cometer tan horrible crimen, las dejaría en casa de familias amigas y las criaturas fueron bautizadas por San Ovidio y criadas en la fe cristianaa
Llegado el momento tuvieron que comparecer ante su propio padre acusadas de ser cristianas, el cual al saber que eran sus hijas las invita a que renuncien a Cristo a cambio de poder vivir rodeadas de los lujos y comodidades propias de su nacimiento. Las encarcela tratando de atemorizarlas pero logran huir de las garras de la cárcel y se dispersan. Todas ellas, no obstante acabarían siendo mártires cristianas.
La devoción popular sitúa a las hermanas Librada, también llamada Liberata, y Mariña mártires en la cruz a la edad de 20 años, el 18 de enero del 139, otra de las nueve hermanas, fallecería también martirizada, en Marjaliza.
La fiesta de Santa Liberata se celebra el 20 de julio por ser la fecha en que se trasladaron sus reliquias desde la ciudad de Sigüenza a la Baiona gallega en el año 1515. La fiesta de Santa Mariña se celebra el 18 de julio.
Mariña fue decapitada y arrojada a un horno, pero su cuerpo nunca se quemó. Tras cortársele la cabeza, ésta golpeó el suelo dando tres botes. De esos tres lugares donde golpeó su cabeza manaron tres manantiales de agua, otorgando así el nombre de Augas Santas al lugar. Del manantial de Augas Santas sigue manando agua en la actualidad y son miles los fieles que acuden a beber estas aguas milagrosas a las que se le atribuyen poderes curativos. Zurbarán la representó ataviada como una gran señora.
Es la patrona de los municipios castellanos de Escurial de la Sierra, El Collado,Villarcayo de Merindad de Castilla la Vieja, Castrillejo de la Olma, Magán, Cigales , Fernán Núñez y Rabé de las Calzadas. En Galicia existe una gran devoción por esta santa y son muchas las parroquias que veneran su imagen; siendo además patrona de los municipios de Teo, Xinzo de Limia,Cambados y As Neves. En Asturias es patrona de la aldea de Andeyes

miércoles, 14 de junio de 2017

La Piedra Negra - Albaicín

En el año 1690, en una fría noche de invierno, los habitantes del barrio del Albaicín se hallaban refugiados en sus hogares, atemorizados ante el aspecto amenazador del cielo, cubierto de negros nubarrones.
En la plazuela del Almez había una humilde y ruinosa casucha, en cuyos muros agrietados se descubrían los restos de un ajimez árabe, que indicaba la antigüedad de aquella construcción. Desde la puerta de la calle veíase, en el interior, un patio medio derruido, en cuyo suelo, cubierto de hierba y musgo, se destacaba una gran losa brillante, de mármol negro, a la que miraban las gentes con gran respeto, atribuyéndole un poder sobrenatural. Se decía que encerraba un tesoro árabe; pero si algún osado había pretendido levantarla, pronto tuvo que desistir de su empresa, ante el peso prodigioso de aquella losa, que no podía moverse ni con el esfuerzo de centenares de hombres. Su brillo, debido a su encantamiento, no se había apagado nunca, ni con el transcurso de varias centurias.
En esta casa habitaban dos mujeres solas, tejedoras de oficio, aunque en la indigencia. Una era anciana, enferma y achacosa, y la otra, una nieta suya, huérfana, que, en contraste con ella, era una moza de espléndida juventud y gran hermosura, comparable a una fragante rosa. Las dos mujeres oían constantemente sospechosos ruidos en la casa, que atribuían a las almas en pena de sus antiguos moradores árabes, conocedores tal vez del lugar en que se encontraba escondido el tesoro.
Una fría noche, alrededor del fuego contemplaba la vieja el iluminado rostro de su nieta, de peregrina hermosura, sin otro adorno que sus humildes trajes de paño burdo. Soñando con verla rodeada de riquezas y vestida de seda que hiciera resaltar su soberana belleza, que envidiarían las más nobles damas, pensó en el tesoro oculto y comunicó a su nieta sus deseos de poseerlo.
La nieta, que no tenía ambición alguna, sintió miedo ante el enigma de la losa y la desagradable compañía de los seres de ultratumba que lo custodiaban. Pero, dominada por su abuela, que ya gozaba en su mente con aquella fabulosa fortuna, capaz de proporcionarles una vida de bienestar y lujos, se decidió a colaborar en la búsqueda, y las dos esperaron a que dieran las doce de la noche. En el reloj de la cancillería sonaron las doce campanadas, y pronto empezó a oírse un ruido sordo que conmovía los cimientos de la casa. Las dos mujeres se asomaron por un estrecho ventanillo que daba al patio, y en la tenebrosa noche vieron pronto aparecer unos misteriosos seres que, cubiertos con cogullas negras y llevando en la mano cirios amarillos, iban invadiendo aquel recinto. En el centro de la losa negra apareció una lucecita, en la que fueron encendiendo sus cirios, cuya temblona llama no se apagaba, a pesar del viento y de la lluvia; formaron todos un círculo en torno de la losa y empezaron a danzar al son de un monótono canto. El espanto prendió en el ánimo de las pobres mujeres; mas allí continuaron, con el rostro pegado a la ventana y la respiración contenida, para no ser descubiertas. Transcurridos unos minutos, la piedra empezó a levantarse sola, muy despacio, y acelerando el ritmo de la danza, saltaban enloquecidos alrededor, hasta que se elevó en el aire, a la altura de un hombre, dejando una entrada subterránea, por la que se veía una escalera de nácar y plata, iluminada con fantásticos resplandores, al mismo tiempo que se percibían en el ambiente los más exquisitos aromas.
La vieja miraba con ojos codiciosos aquella entrada que conducía al tesoro. Aquellos raros seres continuaron danzando, y se empezó a oír una armoniosa melodía, y apareció por la escalera de nácar un arrogante y hermoso mancebo con ricas vestiduras recamadas de piedras preciosas y bordados de oro. Los enmascarados saludaron al joven agitando los cirios, pero sin interrumpir la danza, y el joven desapareció por la oscuridad del patio. Pasó una hora, y ya danzaban fatigosamente aquellas sombras; pero si intentaban pararse, la losa descendía, y era preciso continuar la danza. Al mismo tiempo que las fuerzas, se les agotaban los cirios, y ya les faltaba poco para quedarse a oscuras, cuando volvió el joven, con cierta tristeza en su semblante, y dio las gracias por haberle concedido unos momentos de libertad. Se le vio descender entonces por la escalera, mientras la losa bajaba poco a poco, hasta quedar encajada en tierra. Rápidamente, como por encanto, desaparecieron todos aquellos seres siniestros, y en el patio no quedaron más huellas de ellos que las gotas de cera de sus cirios derretidos.
Las dos mujeres, muy impresionadas por esta visión, se retiraron a sus lechos, sin apenas hablarse. La vieja, con la obsesión aún del tesoro; la joven, con la figura de aquel hermoso mancebo en el pensamiento tan fija, que no podía apartarla.
Al día siguiente esperaron a que fueran las doce de la noche, con gran ansiedad, dispuestas asimismo a repetir la ceremonia que habían visto, para lograr entrar en el subterráneo. Lo primero que hicieron fue recoger la cera derretida de los cirios de los enmascarados, y con ella hicieron una vela del largo de una vara, y discutieron después quién había de ser la que entrara, pues las dos lo solicitaban, alegando cada una sus cualidades; por fin, triunfó la joven, ya que tenía más agilidad para poder salir. La anciana encendió la vela y se puso a bailar alrededor de la losa, y con gran estupor vieron que la piedra se levantaba en el aire y dejaba el hueco suficiente para penetrar por él la nieta, que desapareció por las escaleras de nácar, mientras su abuela le recomendaba mucho que saliera en seguida.
Pasó un cuarto de hora, y la anciana, rendida, apenas podía ya bailar; sus movimientos cada vez eran más torpes y la vela se iba consumiendo. La pobre mujer veía con pavor que la losa empezaba a descender, y a grandes gritos, con angustia infinita, llamaba a su nieta para que saliera. La dulce voz de la joven se oyó desde dentro diciendo: «Aguárdeme usted un momento, que el joven me cuenta una historia, y quiero oírla».
La vela se había consumido ya casi por completo, y la vieja empezaba a quemarse la mano, y, aterrada, llamaba a la nieta para que saliera antes de que la losa terminara de caer, y por segunda vez contestó la nieta-. «Estoy recogiendo gran cantidad de brillantes, rubíes y oro, y en seguida subiré con ello».
Ardía ya el brazo de la abuela, mientras gritaba, enronquecida, llamando a la muchacha, y por tercera vez contestó: «¡Ahora subo!». Y empezaba a ascender por la escalera. Mas cuando faltaban los últimos peldaños, la losa acabó de caer, encajándose en el círculo del suelo y sepultando a la bella joven, que daba gritos de terror.
Tres días transcurrieron, y, extrañados los vecinos al no ver salir a ninguna de las dos mujeres, dieron parte a la justicia, que hubo de tirar la puerta para penetrar en la casa. Allí lo encontraron todo en orden, y la idea de muerte violenta fue desechada; pero las mujeres no aparecían. Al salir al patio, les llamó la atención un montón de ceniza que había junto a la piedra negra, y, examinándola, descubrieron que procedía de un ser humano, probablemente de la vieja, a quien los vecinos tenían por bruja. Nada aclaró el paradero de la joven, hasta que los habitantes de aquel barrio empezaron a oír unos angustiosos lamentos, que partían de aquel patio, y en ellos reconocieron la voz de la nieta. Acudieron allí en las noches siguientes y comprobaron que debajo de aquella piedra negra y brillante estaba sepultada la joven, que continuó lanzando sus lastimeros quejidos, llenando de compasión a los vecinos, que nada pudieron hacer por salvarla.

(Leyendas de España - Vicente García de Diego)

La Pica - Berlanga de Duero

PRESENTA UNA COPA LOBULADA DE 10 METROS DE ANCHO; ADEMÁS, ES UNA DE LAS SABINAS MÁS ALTAS DE TODA LA
PROVINCIA SORIANA
Situada en suelo profundo de aluvión, se alza solitaria sobre una zona despejada, cercana al río.
Su gran crecimiento ha sido favorecido por la fertilidad del suelo y la proximidad al río, entre zonas de pinares, en la localidad de Berlanga de Duero, a
922 m de altitud y a unos 53 km de Soria. Discurren cerca de ella tres ríos: el Duero, el Escalote y el Talegones. La singular belleza de su entorno se halla recortada por los Altos de Barahona al sur, el portillo de Andaluz a tres kilómetros y el abrazo del Duero.
Al abrigo del relieve calcáreo surgen microclimas, como el que se da en el discurrir del Escalote en lo que se conoce como "La huerta de Morales". Su altura más significativa es "El Coborrón".
El despoblado de La Pica es, tal vez, uno de los más renombrados de la provincia de Soria. Sobre él se instituyó un título nobiliario con el mismo nombre, y por el lugar discurre un arroyo que recibe, asimismo, el nombre del despoblado. Y todo el entorno, en el fondo de un barranco, y  respaldado por la Sierra de la Pica, resulta bastante inquietante. Por esto recibe la sabina el nombre popular de la Pica.
-----------------
Nombre científico: Juniperus thurifera L.
Nombre común: sabina albar
Denominación popular: La Pica
Localidad (Provincia): Berlanga de Duero (Soria)
Edad estimada: 400 años

(Antonio Rigueiro)

La Acebeda - Madrid

Hasta que no se conocen personalmente es difícil creer que en unas montañas tan deforestadas y deterioradas ecológicamente por la intervención humana como los montes Carpetanos del Sistema Central, queden rincones de auténtica naturalidad. Bosques de robles, sabinas, acebos, abedules y serbales, que son lujosas joyas vegetales por su gran valor botánico y paisajístico, sobreviven entre las repoblaciones de pinar y los prados de brezos, retamas y piornos que cubren las lomas cimeras de las montañas. Y si parece milagroso que estos bosquetes encantados se hayan salvado de la ambición de los industriales de la madera, más extraño resulta que no hayan cedido al acoso de los ganaderos desde que la Mesta, en favor de la trashumancia, masacrara los bosques lindantes a las cañadas ganaderas para convertirlos en terreno de pasto, hasta la actualidad, cuando todavía piensan muchas personas que los árboles son un estorbo para sus rebaños. 
La vieja acebeda del puerto de Somosierra, como se conoce por los alrededores, tuvo que ser mucho más extensa y destacada en otra época para otorgar el nombre a un pueblo. Los pocos ejemplares que mantienen con su presencia el recuerdo de aquel esplendor vegetal habitan en silencio entre robles jóvenes y serbales luminosos que explotan de color cuando en verano sus bolitas anaranjadas encienden la penumbra de la arboleda. Y los acebos siguen íntimos y callados; incluso en invierno, cuando el resto de los seres del bosque encantado se apagan en su letargo invernal y el acebo saca sus frutos rojos para alimentar a los animales del bosque, el interior de la acebeda sigue siendo un mundo privado de troncos nudosos y hojas espinosas.
El acebo es un árbol discreto y sabe guardar las distancias; no es como el roble o el haya, que sacan hasta las raíces del suelo y las retuercen con frivolidad mostrando todos sus secretos; o los abedules, que se esmeran en vestirse de colores deslumbrantes para aparecer más coquetos y seductores que los demás; y no digamos de las encinas y los alcornoques, que no saben qué hacer con las ramas para impresionar a los admiradores de estos seres vegetales. El acebo es el eremita de los árboles y vive recluido en su propio mundo interior.

(Juan José Alonso)

martes, 13 de junio de 2017

La Reina María Cristina - Doña Virtudes

Hoy toca recordar a una mujer que, en vida de su marido, no recibió todo el reconocimiento que merecía pero, afortunadamente, la Historia le ha hecho justicia. Me refiero a la reina María Cristina de Habsburgo, segunda esposa del rey Alfonso XII.
Maria Christina Désirée Henriette Felicitas Rainiera von Habsburg-Lothringen nació en Gross-Seelowitz (Moravia, actual República Checa) el 21 de julio de 1858. Fue hija del archiduque Carlos Fernando de Austria y de Isabel, archiduquesa de Austria-Este-Módena. Prima de Francisco José de Austria (aunque también se dice que sobrina), era abadesa del capítulo de Nobles Canonesas de Praga (institución donde se recogían señoritas venidas a menos), cuando su imperial primo le recomendó aceptar el matrimonio con el rey de España.
Fue un matrimonio de Estado que se llevó a cabo en la Basílica de Atocha, en Madrid, el día 29 de noviembre de 1879. No fue demasiado bien recibida por el pueblo, que la apodó “Doña Virtudes” como burla porque su marido estaba con muchas pero con ella poco, a pesar de lo cual tuvieron tres hijos: María de las Mercedes, María Teresa y Alfonso.
En el momento de morir Alfonso XII (25 de noviembre de 1885), María Cristina se encontraba embarazada de cuatro meses. Parece que eso fue lo que hizo que no se nombrara como reina a su hija mayor, María de las Mercedes (llamada así en honor a la primera esposa del difunto rey). La infantita, de cinco años de edad, era Princesa de Asturias por ser la primogénita de Alfonso XII pero, para evitar situaciones desagradables a la niña, como podría ser ofrecerle un título del que luego podría ser desposeída si nacía un varón, la reina María Cristina asumió la regencia en nombre de lo que pudiera venir, que resultó ser Alfonso XIII, llamado así desde su nacimiento por ser hijo póstumo del anterior rey.
Políticamente, se inició arropada por el llamado Pacto del Pardo, acuerdo al que llegaron Antonio Cánovas del Castillo, líder del Partido Conservador, y Práxedes Mateo Sagasta, líder del Partido Liberal: con el fin de dar estabilidad a la Regencia, ambos partidos se turnarían en el poder tutelados por María Cristina hasta 1902, año en que se proclamó la mayoría de edad de Alfonso XIII.
Durante los diecisiete años que duró la Regencia, María Cristina se caracterizó por el equilibrio a la hora de tomar decisiones, lo cual no pudo evitar que se perdieran Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam. A su favor cuenta la promulgación de la Ley de Asociaciones y la Ley de Sufragio Universal (sólo el masculino). Respetó la Constitución y, en palabras de Galdós: “La Regente no tiene camarilla ni consejeros privados que a veces hacen llegar una expresión falsificada del sentimiento público”, algo que la hizo muy diferente a otros reyes.
Antes de terminar su Regencia, hizo algo francamente curioso: el 28 de noviembre de 1901, hizo corregir su partida de matrimonio, de forma que los apellidos Habsburg-Lothringen (Habsburgo-Lorena) son sustituidos por el de Austria. Desconozco el motivo de dicha decisión.
Y llegó el 17 de mayo de 1902: Alfonso XIII toma las riendas de la Corona. A partir de ahora, María Cristina se dedica a jugar con sus nietos y a obras de caridad. Tiene buena voz y sabe tocar el piano… En teoría, está apartada del poder, aunque con el título de Reina Madre, permanece a la sombra del hijo.
Sufre la tragedia dos veces más: sobrevive a sus dos hijas. La mayor, Mercedes, muere de sobreparto en 1904; y la menor, Teresa, muere de una embolia en 1914. Los hermanos de María Cristina llegaron a luchar en las filas de los Imperios Centrales durante la Primera Guerra Mundial.
María Cristina, Doña Virtudes, la que es considerada por muchos una de las mejores reinas de España, falleció en Madrid el 6 de febrero de 1929 a los 71 años de edad, después de una crisis cardíaca repentina. El día anterior lo había pasado ultimando los detalles de la visita de los reyes de Dinamarca los cuales, al llegar a Madrid, se enteraron de la triste noticia. Nadie se lo esperaba. Actualmente, los restos de María Cristina ocupan un lugar en el Panteón Real al haber sido madre de rey, el rey Alfonso XIII, que dos años después perdió el trono que tanto le costó mantener a su madre.

(Retales de Historia)

Embalse de Arrocampo - Cáceres

El embalse de Arrocampo, también llamado embalse de Arrocampo-Almaraz es un embalse español situado en el norte de la provincia de Cáceres, en los términos municipales de Almaraz, Romangordo, Saucedilla y Serrejón. La presa, de una altura de 36 m, se levanta sobre el río (arroyo) Arrocampo, en las inmediaciones de su desembocadura en el Tajo, en el término municipal de Romangordo.
Estamos pues ante un ecosistema especial: una zona de aguas relativamente estables, de temperatura especialmente elevada (entre 2 y 5ºC por encima de lo normal), y que, por añadidura, tienen un alto nivel de eutrofización, que no obstante, es compensado por una oxigenación constante causada por la actividad de las bombas. Por ello, Arrocampo tiene una biomasa considerable en todos los estratos tróficos. Bacterioplancton, fitoplancton y zooplancton proliferan, lo cual permite sustentar capas sucesivas de depredadores. Cabe señalar la presencia de una pulga de agua (Ceriodaphnia cornuta) de distribución tropical. En cuanto a la vegetación domina la espadaña o enea (Typha spp.), que ha proliferado mucho. Este aumento tan considerable del espacio vegetal explica la riqueza ornitológica del embalse de Arrocampo.

(Wikipedia)

Machu Lanú - Extremadura

El Machu Lanú es quizá el ser más siniestro del bestiario extremeño. Se trata de una criatura mitológica hurdana que guarda bastantes similitudes con el mismísimo Satán.
Su cuerpo es híbrido, mitad macho cabrío, mitad humano. Es de complexión corpulenta, posee cuartos traseros de macho cabrío y rostro humano deforme, camina erguido y está provisto de cuernos sobre la cabeza, además posee una voz humana cavernosa y aterradora.
Su aparición suele venir precedida de un fuerte viento con intensidad de huracán. Habita en las Hurdes altas, Nuñomoral y sus alquerías es el lugar donde más se ha dejado ver. A lo largo del siglo XX varios han sido los testigos que afirmaron haberse topado con el mismísimo diablo y algunos asocian con el Machu Lanú.

lunes, 12 de junio de 2017

De como se construyó la Presa de Murcia

Esta leyenda hace alusión a la construcción de la presa La Parada y la Contraparada situada a unos kilómetros de Murcia. Y como parece ser que no se ponían muy de acuerdo en adjudicar la autoría de dicha obra, nació esta bella leyenda de la sabiduría popular.
En pleno proceso constructivo, de la titánica obra, a falta de unos cuantos retoques para su terminación, un día, se vino abajo lo creado "como el papel de fumar", y por mas empeño que se ponía por volver a levantarla no había forma humana en conseguirlo, cuando estando en éstas, apareció un misterioso personaje, que les increpó diciéndoles que eran 'unos animales empinaos', y les dio una serie de consejos para que diera resultado tamaña empresa.   Siguiendo sus consejos, la obra salio adelante, pero al poco, volvió a hundirse , y aquel enigmático personaje, de nuevo, volvió a hacer acto de presencia, e intentaron tirarlo al agua a empujones sin éxito. El hombre les indicó que todo era obra de un hechizo y que lo que tenían que hacer para deshacerlo era tirar una figura de la Virgen por la contraparada, por donde se iba el río....
Así lo hicieron , y ocurrió que donde cayó, se quedó el río seco para nuestra Señora  no se mojara, y ésto, junto a  otros fenómenos presenciados  ante los atónitos ojos de los moros hicieron que huyeran despavoridos.
Se dice que aquel hombre era un demonio que quería reírse viendo como el río se llevaba a la Virgen, porque le tiene mucha 'tirria', pero ocurrió justo lo contrario: que fue ella quien se llevo al Diablo.

(respeto algunos giros linguísticos de la huerta murciana)

El diaple Aragón

Es un Diablo; que en Aragón se le representa en forma de un homínido oscuro y desnudo, con cuernos, dientes exagerados, rabo y a veces pezuñas; y que la mayoría de ellos son de sexo masculino.
Su personalidad es siempre terrorífica y provoca un gran miedo. La imaginación del pueblo aragonés a veces le ha visto como un perro negro con enormes colmillos, un caballero encima de un caballo negro, un macho cabrío...
El Diablo  Según la leyenda es éste diablo el que se encargaba de realizar puentes, pozos o acueductos, extendidos por todo Aragón. Como por ejemplo, el llamado “Pozo del Diablo”, encontrado en las ruinas iberas y romanas de la localidad de Layana; hecho por las propias manos del Diaple…en busca del alma de una mujer joven.

La Condesa traidora

Era el conde de Castilla Garci Fernández uno de los más apuestos y gallardos varones que nunca se vieran. Hijo de Fernán González, unía al valor heredado de su padre una hermosa prestancia; eran bellas, sobre todo, sus manos, tan blancas y suaves que enamoraban a todas las mujeres que las contemplaban. Y el buen conde, temeroso de ello, cada vez que tenía que hablar con mujer, hermana o hija de amigo o vasallo, cuidaba mucho de llevar enguantadas sus manos.
Por aquel tiempo las tierras y caminos de Castilla eran paso obligado de muchas peregrinaciones que se dirigían a Santiago. De todas las naciones del mundo llegaban hombres y mujeres, nobles y siervos. En una de esas piadosas expediciones llegó un conde francés acompañado de su hija. Recibió hospedaje en el palacio de Garci Fernández, que desde el primer momento se sintió prendado de la belleza de la hija del francés. Ella, de nombre Argentina, también se sintió seducida por la gallardía de su huésped y por la radiante blancura de sus manos. Y así, con anuencia de su padre, aceptó el casamiento que Garci Fernández le propuso, celebrándose los esponsales con gran animación y alegría.
Pasaron algunos años y la unión de Garci Fernández y Argentina fue estéril. El conde estaba siempre agobiado por la lucha dura contra los musulmanes, y Argentina poco a poco iba dejando enfriar aquel amor que la hiciera cambiar de patria y morada. Se cumplían ya seis años de su matrimonio y ella suspiraba sintiéndose poco feliz. Un día, por el mismo camino que ella viniera, llegó un conde francés, lo cual llenó de gran alegría a la condesa, que dispuso un rico alojamiento para su compatriota. Largas conversaciones tuvo con él, y el francés, que era viudo, logró con mañosas palabras seducir a la condesa. Garci Fernández por aquellos días yacía en el lecho, preso de pertinaz dolencia, y no advirtió la traición de que era objeto. Y ésta se consumó con la huida de la traidora condesa y del francés. Cuando Garci Fernández lo supo, ya los desleales estaban lejos y era imposible alcanzarlos.
Gran dolor tuvo Garci Fernández ante tan cruel alevosía. Y en cuanto curó, determinó realizar una peregrinación a Francia, a Santa María de Rocamador. Encargó el gobierno de Castilla a dos jueces, Gil Pérez de Barbadillo y Ferrant Pérez, y él, tomando para su compañía tan solo a un fiel criado, partió.
Llegó después de muchas jornadas al condado de aquel francés que pérfidamente le robara a su esposa; Garci Fernández y su criado habían tomado hábitos modestísimos y se fingían peregrinos mendicantes, de esta manera pudieron hablar con las gentes de aquel condado y oyeron contar que el traidor había tenido de su primer matrimonio una hermosa hija, a la que tanto él como su madrastra, la condesa Argentina, daban de continuo un trato cruel. Ninguna alegría tenía la hermosa muchacha y sufría día tras día molestias, persecuciones e insultos. Sólo le era fiel una vieja criada, a la cual hablaba de su triste estado y de cómo suspiraba porque algún caballero la librase de su esclavitud y la llevara consigo, lejos de aquellos parajes, de tan mala vida para ella.
El conde Garci Fernández y su criado, mientras tanto, iban todos los días al castillo para comer de las sobras que allí se repartían a los mendigos. La criada de la hija del conde francés, una vez que asistía al reparto de las sobras, notó la distinción que, a pesar del harapiento disfraz, emanaba de la persona de Garci Fernández; mientras éste tenía la escudilla entre sus manos, vio la criada cómo brillaban de blancura, contrastando con el barro de la tosca vasija. Pensó que quien poseía tales manos no podía ser sino un noble caballero, enmascarado de tal suerte. Lo llamó aparte, como si fuera a darle más comida, y con habilidad fue preguntándole por su patria y procedencia, hasta que, ganando la confianza del supuesto peregrino, supo de sus labios toda su lastimera historia. Y quedó admirada al saber que aquel a quien ella había creído, de noble cuna, lo era, y aún mucho más que el señor de su tierra.
La fiel sirviente, pensando que había encontrado al hombre que pudiera librar a su señora de la cruel vida que recibía, condujo a Garci Fernández por un pasaje reservado hasta la cámara de doña Sancha, que así se llamaba la hija del conde francés. El castellano, echándose de rodillas ante la muchacha, le declaró todo lo que le había ocurrido y de qué manera había sido burlado y afrentado. «No la vida, sino el honor es lo que es valioso para mí-le dijo-. Y no puedo volver a Castilla y presentarme ante mis subditos si no es después de haber cumplido mi venganza.» Doña Sancha vio abierto el camino de su liberación y el medio de que terminase su triste estado. Aquella misma noche se dio como esposa al conde Garci Fernández; lo ocultó en su cámara y le indicó el camino a la de su padre y madrastra. El castellano, cuando todos descansaban en el palacio, se deslizó ocultamente, y entrando en la alcoba de los traidores, los mató y descabezó. Y después huyó a Castilla, llevando consigo a doña Sancha.
Llegó a Castilla Garci Fernández, y reuniendo a sus vasallos, les mostró las cabezas de los traidores y les dijo: «Ahora soy digno de ser señor vuestro, que me he vengado, y no antes, que vivía en deshonra». Y todos los caballeros reconocieron que la honra de su señor había quedado limpia, y rindieron pleito homenaje a doña Sancha, como condesa de Castilla.
Mas no debían cesar las desventuras de Garci Fernández. Doña Sancha no había obrado tanto por amor como por venganza; su alma estaba madurada al calor de muchas amarguras y de muchas hieles, y en ella había asentado el rencor una raíz que nada podía quitar. El odio que durante tantos años había cuajado su alma, al desaparecer el objeto concreto, había dejado una huella de amargura y de ambición. El nacimiento de un hijo, Sancho, no aumentó su amor a Garci Fernández, sino más bien lo hizo disminuir, creciendo, en cambio, su soberbia y anhelo de dominio. Por entonces las victorias de Almanzor sobre los cristianos rodeaban a la figura del caudillo moro de un prestigio casi mítico. Doña Sancha había oído de continuo los relatos de esas victorias y su espíritu ambicioso había concebido el fantástico proyecto de darse a Almanzor como esposa; al mismo tiempo, el amor hacia su marido se había convertido en odio frenético. Y así, buscando un medio que la desembarazase del conde, también trataba de entregarse a Almanzor. Éste, habiendo sabido la hermosura de la condesa, le envió un mensaje en el cual le pedía que se uniese con él. Y viendo doña Sancha de qué manera sus deseos tenían vía abierta para cumplirse, planeó causar la muerte de Garci Fernández en la guerra. Entonces los caballeros, para estar más prontos al combate, dado lo agitado de los tiempos, tenían los caballos al lado de sus propias habitaciones y eran las mujeres quienes cuidaban de las cabalgaduras. Doña Sancha, cada noche, quitaba la cebada del pesebre y dejaba que el caballo comiese sólo salvado. Después, como era cerca de Nochebuena, aconsejó al conde que diese licencia a su hueste para que celebrasen la fiesta en sus casas. Y la misma noche de Navidad envió un mensajero a Almanzor, que con un grupo de sus gentes atacó la tierra del conde; éste echó mano de los contados caballeros que habían quedado junto a él y salieron al campo a combatir a los agresores. Mas en medio de la pelea, el caballo del conde, debilitado, cayó, y Garci Fernández fue herido y hecho preso. Sus vencedores lo llevaron a Córdoba, en donde al cabo de poco tiempo murió. El lugar del combate fue Piedra Salada.
Mas todavía el propósito de doña Sancha no se había cumplido totalmente. Tenía el estorbo de su hijo, Sancho, y así planeó su muerte. Pensó utilizar un filtro para deshacerse de quien se oponía a su ambición. Mas una camarera vio cómo preparaba el veneno, y reveló el secreto a un escudero de quien era amante, y éste a su vez lo anunció al conde.
Pocos días después, don Sancho regresaba de una expedición, y cuando se sentó a su mesa para descansar, la condesa se aproximó con una copa, ofreciéndole de beber. Mas don Sancho, comprendiendo que le ofrecía el veneno, la obligó a que bebiera ella primero, y aunque doña Sancha se negó, hubo de hacerlo, cayendo fulminada en el momento en que sus labios se posaron en la copa. Don Sancho recompensó al escudero dándole el título de Monteros de Espinosa, y fundó un monasterio en memoria de su madre, pues, a pesar del castigo con que vengara su alevosía, sintió gran pena por haber tenido que ejecutar su muerte. Y ese monasterio es el de Oña, porque en Castilla decían "mi oña" por "mi dueña"

domingo, 11 de junio de 2017

Fragas del Eume - La Coruña

Parece cosa de misterio que tan cerca de grandes núcleos de población, y de sus devoradores caminos de asfalto, exista un paraje tan alejado de este tiempo de comunicaciones digitales y diseños metalizados. En unos minutos desaparece el sonido de la autopista costera, los monumentos de la historia y el paisaje domesticado y decorado con los caprichos del hombre, y se entra de sopetón a un mundo de colores vegetales, de aromas de bosque y de sonidos de torrentes y aguas libres. De repente el ambiente se ve rodeado, y casi poseído, por el bosque atlántico más occidental de Europa, y también por el espacio natural protegido situado más al oeste del viejo continente, porque el Parque Natural de las Fragas del Bajo Eume está a una pequeña navegada de la costa de la muerte, donde terminan todos los relieves terrestres. Un lugar repleto de belleza natural y vitalidad como la fraga no podía pasar desapercibido para los monjes cistercienses, que fundaron un apartado santuario en una pequeña colina sobre uno de los recodos del río en ese afán por habitar en los parajes más sugerentes y fascinantes de la naturaleza. Una colina que casualmente recibe los primeros rayos del sol en toda la fraga. Subir hasta el viejo monasterio románico es fácil, y es una visita que conviene no perderse; y una vez arriba, después de admirar tanto mensaje cincelado en las viejas piedras sagradas, un camino señalizado con las marcas rojas y blancas de sendero GR lleva los pasos del coleccionista de bosques hasta un puente medieval salpicado por un fuerte torrente que retumba escondido entre las sombras del bosque.
En los días de otoño, al amanecer, cuando las piedras del templo atrapan las nieblas con ese magnetismo que otorgan los siglos y la humedad tapona las fosas nasales, el santuario parece un lugar mágico a punto de provocar un acto trascendental. Las riberas del río también invitan al paseo. A caminar sin sentido por el puro placer de contemplar, de ver caer las hojas de los alisos y los abedules, de alucinar con los soberbios contraluces de los carvallos, de escuchar la bravura de un río que está a punto de terminar su misión cuando se abra a las azuladas aguas de la ría de Betanzos.

(Bosques con encanto - Juan José Alonso)

Faro de Peñíscola - Castellón

En Peñíscola damos con este faro cuya tradicional linterna guarda el encanto que ya fue visto por los ojos de Berlanga y capturado por su cámara en la película ‘Calabuch’ (1956). Un encanto que se mantiene en pie desde 1899. 
Desde allí podrás contemplar unas vistas impresionantes, sobre todo por la noche cuando se ilumina el faro. 
Pero, ¿qué decir de Peñíscola? Pertenece a la red de Los pueblos más bonitos de España. Solo sabiendo eso merece la pena visitar el pueblo, sus playas de calidad y su elegante faro situado en el mismo casco histórico, junto al castillo del Papa Luna.

El arcabuz

Inventado hacia 1450, fue el primer cañón portátil de la historia. Su nombre procede del holandés y significa “cañón de gancho”. 
A pesar de que podía ser transportado y utilizado por un solo hombre, los primeros modelos tenían que ser disparados apoyados sobre una especie de trípode y su proceso de carga era muy lento y complejo. 
Con el paso de los años, el arcabuz fue perfeccionándose y aligerándose, hasta que en la segunda mitad del siglo XVI acabó dando paso al mosquete.

sábado, 10 de junio de 2017

La Ojáncana - Cantabria



La Ojáncana o Juáncana. Mujer del Ojancanu. Le gana a aquel en maldad, pues entre sus víctimas se encontraban también los niños.

Las argizaiolas - Amezketa

En la mayoría de lugares se denomina argizaiola a la tablilla tallada donde se enrosca la cerilla que arde en el templo. Hasta la segunda mitad del siglo XX se podían ver en las iglesias de Euskal Herria. Hoy en día, uno de los lugares en los que perdura la tradición de las argizaiolas es Amezketa.
En cuanto a su forma y apariencia, hay que destacar dos tipos de argizaiolas. Por un lado, la tablilla utilizada para enroscar la cera, generalmente, y según los expertos, de forma antropomórfica en muchos casos. Por otro lado, y con el mismo objetivo de enroscar la cera, hay que mencionar la tablilla de cuatro puntos, generalmente de forma cuadrada.
Dejando de lado el material de las argizaiolas, la comprensión profunda de este elemento está basada en el culto. Entre los fieles, cada familia vela porque el recuerdo de sus familiares fallecidos no se apague. Esta es pues, la razón por la que encienden todos los domingos y festivos su llama.
No sabemos si es cierto, pero aunque en la mayoría de los lugares se denomine argizaiola a este elemento de madera, en Amezketa, sobre todo entre los más mayores, se le llama argiola (argi+ohola). Todavía hoy se utiliza esta denominación. Sería una lástima que cayera en desuso y se perdiera para siempre.

(Joxe Mari Otermin)

viernes, 9 de junio de 2017

No le mataron los toros ...

Fue un acontecimiento la corrida de Beneficencia que se dio el 13 de Junio de 1831, tomando parte como espada, el caballero D. Rafael Pérez de Guzmán. Este era hijo de una distinguida familia; dedicado a la carrera militar, fué destinado de guarnición a Sevilla, donde se relacionó con Juan León y otros toreros, y tomó tal afición al arte de Pepe Hillo, que abandonó su profesión, dedicándose por completo a matador de toros. Nunca hubiese podido competir con los primeros espadas.
Viniendo a Madrid desde Sevilla, asaltaron la diligencia que le conducía por las llanuras de la Mancha, unos bandoleros, dándole muerte.

(Carlos Cambronero)

Los matrimonios reales - Felipe II y María de Portugal

En 1542 se había acordado la boda del príncipe español, Felipe,  con su doble prima portuguesa María, hija del rey Juan III —hermano de la madre del novio, la emperatriz Isabel— y de la reina Catalina, hermana de Carlos V.
Al mismo tiempo se proyectó y anunció —para unos años más tarde, dada la poca edad de los prometidos— otro compromiso entre las familias reales de Portugal y de España: la boda del príncipe portugués Juan Manuel con la infanta española Juana. Se casarían, pues, dos hermanos españoles —Felipe y Juana— con dos hermanos portugueses —María y Juan Manuel—, siendo los prometidos, en ambos casos, primos hermanos entre sí tanto por parte de padre como de madre.
No es extraño que uniones endogámicas como éstas diesen frutos singulares.

(Carlos Fisas)

Encinar de Camparañón - Soria

El Encinar de Camparañón es una espacio natural ubicada en el término de Camparañón, municipio de Golmayo, en la provincia de Soria, comunidad autónoma de Castilla y León (España). Es un bosque de encina que acoge a algunos de los ejemplares más longevos y elevados de esta especie de la provincia de Soria.

Características del espacio natural
El Encinar de Camparañón se encuentra situado en la parte central de la provincia de Soria, al sur del Alto del Tormo, en el término de Camparañón, municipio de Golmayo. Ocupa aproximadamente una extensión de 100 Ha.
Los encinares representan la mayor superficie forestal de la provincia de Soria y los ejemplares de Camparañón junto con los de Vaderromán son los más importantes. El encinar posee magníficos ejemplares centenarios de gran tamaño que lo convierte en uno de los mejores encinares de España.
A finales del siglo XIX ya viene recogido en el “Nomenclator de la provincia de Soria” realizado hacia 1880 descrito como "monte de encina poco poblado, propiedad de vários vecinos", también recogido por Pascual Madoz en 1846 en el “Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España”.

La encina de Camparañón
La encina (Quercus ilex) es el árbol que compone este espacio natural y es también conocida comúnmente como carrasca o chaparra. Es un árbol perennifolio nativo de la región mediterránea de talla mediana, aunque puede aparecer en forma arbustiva, condicionado por las características pluviométricas o por el terreno en el que se encuentre.
Las encinas de Camparañón destacan por su tamaño y antigüedad. En el Catalogo de Árboles Notables de la provincia de Soria realizado por ASDEN y editado por la Junta de Castilla y León, aparece recogido un conjunto de seis encinas “formando un circulo de singular belleza por su forma, sin llegar a destacar individualmente ninguna de ellas por su tamaño. Aparentemente dos grupos de ellas son cepas de las que han surgido los actuales brazos. Tiene unas dimensiones de 3,80 por 6 m y tiene una conservación buena”. También destaca el Carrasco del Tío Domingo.

Catalogación
Especímenes Naturales de Interés Especial
Conforme al artículo 44.3 de la Ley de Espacios Naturales de Castilla y León, son especímenes naturales los ejemplares vegetales de singular relevancia catalogados. En julio de 2006 se publicó la Orden MAM/1156/2006, de 6 de junio, por la que se acuerda la inclusión de algunas encinas de Camparañón en el «Catálogo de especímenes vegetales de singular relevancia de Castilla y León».

Registro y Catálogo Nacional de Materiales de Base
El Encinar de Camparañón (FS-45/02/42/007) está incluido en el «Registro y Catálogo Nacional de Materiales de Base». El Material de Base está constituido por aquellas poblaciones, plantaciones y clones de los que se obtiene el material forestal de reproducción (semillas y plantas) para utilizar en las repoblaciones.

(Wikipedia)